Última hora

Última hora

Los "ancianos heavy metal" de Wacken: no eran ancianos y tenían problemas mentales

Leyendo ahora:

Los "ancianos heavy metal" de Wacken: no eran ancianos y tenían problemas mentales

Los "ancianos heavy metal" de Wacken: no eran ancianos y tenían problemas mentales
Tamaño de texto Aa Aa

No eran ancianos, tenían 58 y 59 años respectivamente, no se escaparon de un asilo, sino de un hospital psiquiátrico y además nunca asistieron al concierto de rock.

La historia de los dos ancianos que se escaparon del asilo para asistir al Wacken Open Air, el mayor festival de heavy metal ha dado la vuelta al mundo estos días. En las redes muchos celebraban a los dos "ancianos heavy metal". Sin embargo, no es cierta.

El origen del malentendido está en una nota policial que resumía las actuaciones de los agentes de la Policía local de Itzehoe durante esa noche.

Los agentes informaron de que a las 3 de la madrugada tuvieron que ocuparse de dos hombres "de cierta edad" que "al parecer eran fans del heavy metal" y habían viajado unos 40 kilómetros desde un centro de salud / asilo (de ahí la confusión) de Dithmarcher, hasta Wacken.

"Por supuesto se les buscaba en su hogar y se organizó rápidamente un transporte de regreso. Los hombres, sin embargo se resistieron a volver a casa así que un coche patrulla acompañó al taxi como medida de precaución" decía la nota.

Los medios interpretaron erróneamente que se trataba de un asilo de ancianos y comenzó la bola de nieve.

La policía fue especialmente criticada por "coartar la libertad" de "los ancianos". Se generó tanto revuelo que finalmente tuvieron que emitir un comunicado explicando el error.

Al parecer los hombres se quedaron en el centro de Wacken. Bebieron alcohol lo que junto a sus problemas de salud mental les dejó en un "terrible" estado según las explicaciones.

La policía nos explica su versión del malentendido

Entrevistados por euronews, la policía explica que intervinieron por las llamadas de algunos "festivaleros" que adviertieron que había una persona desorientada en una parada de autobús.

"Los compañeros se encontraron con un hombre de 59 años que parecía desorientado, alcohólico y sin ayuda. Los compañeros decidieron acompañarle a la tienda médica en la zona del festival.

Más tarde averiguamos que el hombre iba acompañado por otro individuo, que más tarde fue encontrado durmiendo en un banco de la misma parada de autobús. Era un hombre de 58 y también fue conducido a la tienda médica".

Los agentes nos cuentan que los dos estuvieron de fiesta en la calle principal de Wacken, que no está en el recinto del festival pero está siempre muy animada. "Los dos caballeros habían estado esperando en la parada del autobús. Sin embargo esta parada está cerrada al tráfico de pasajeros durante el festival" entre tanto consiguieron identificarles y saber que dependían de un centro de cuidados psiquiátricos. Finalmente retornaron en un taxi que ellos mismos pidieron.

La prensa: unos lo ignoran, otros rectifican

Ahora muchos medios lamentan haber publicado la noticia en tono de broma.

El diario Der Spiegel ha cambiado su titular "La loca odisea de los pensionistas heavy metal" a "La policía escolta a dos hombres desorientados a su hogar" y añadió un párrafo de corrección al final del artículo. Explican que en la versión inicial "faltaba información esencial" de la policía. "Especialmente el hecho inicialmente desconocido de que los hombres tenían problemas mentales y estaban bajo custodia legal". Esta falta de información provocó que el artículo tuviera "un tono irónico inapropiado" y se cuestionaba si la policía tenía derecho a llevarles a su casa. "Hemos corregido el artículo".

BILD no ha cambiado el artículo titulado "Querían ir a Wacken: ancianos se van de casa". Siguen hablando de "dos pensionistas que no querían irse a casa" y redactado en tono irónico.

El diario HAZ tampoco ha corregido su noticia "La policía de Wacken devuelve al asilo a fans del metal".

Por su parte del diario TAZ ha publicado un artículo muy compartido en las redes sociales en el que se burla de los medios que han caído en esta trampa.