Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

May asegura que el Reino Unido seguirá siendo competitivo después del Brexit

May asegura que el Reino Unido seguirá siendo competitivo después del Brexit
Tamaño de texto Aa Aa

No son pocos los que se han preguntado cómo será el Reino Unido después del Brexit.

Uno de los esfuerzos del gobierno británico es hacer ver que abandonar la Unión Europea no significa necesariamente abandonar Europa y que el Reino Unido se va a convertir en un país más globalizado.

El gobierno británico quiere volver a los viejos tiempos del imperio fortaleciendo los lazos con los países de la Commonwealth, mientras que por otro lado se acerca a las nuevas economías emergentes mundiales como Brasil, India, Indonesia y, por supuesto, Arabia Saudí.

Parte de ese esfuerzo por parte del gobierno británico es hacer ver cuál será el aspecto de la economía del Reino Unido. Se ha llegado a sugerir que la economía británica podría parecerse a la de Singapur, convirtiéndose en un país en la costa oeste de Europa con una regulación especial y bajos impuestos para seguir siendo competitivo después del Brexit. Aunque esta es, por supesto, una opción que no apoyaría la oposición laborista.

En un discurso dado hoy en Nueva York, Theresa May ha querido hacer hincapié en el hecho de que el Reino Unido seguirá siendo competitivo.

May ha afirmado que su plan es el de ofrecer una economía rica en conocimientos, altamente innovadora, muy cualificada y de gran calidad, pero con impuestos bajos y una regulación inteligente. May también ha asegurado que el Reino Unido ofrecerá el menor impuesto de sociedades de todas las naciones del G20 y que Londres seguirá siendo un poder financiero.

Por supuesto el problema para Theresa May es el tipo de acuerdo de Brexit que consiga. Si no se llegase a un acuerdo eso podría ser posible. Pero si se da un acuerdo es muy probable que, en muchos aspectos, el Reino Unido deba permanecer alineado con la legislación de la Unión Europea respecto a los impuestos arancelarios y los acuerdos comerciales con terceros países.