Última hora

Última hora

Cataluña en el impás, al cumplirse un año de la declaración de independencia

Leyendo ahora:

Cataluña en el impás, al cumplirse un año de la declaración de independencia

Cataluña en el impás, al cumplirse un año de la declaración de independencia
Tamaño de texto Aa Aa

Este sábado, 27 de octubre, se cumple un año de la declaración de indepencia de Cataluña por parte de su Parlament, amparándose en los resultados del referéndum ilegal del 1 de octubre. Concluían así varias semanas de tensión política y social que no obstante eran el principio de mucho más.

La declaración había venido precedida del discurso de Carles Puigdemont el 10 de octubre, cuando declaraba la independencia unilateral para, pocos segundos después, frenarla él mismo a la espera de una respuesta del Gobierno central. La indepencia no se hizo efectiva y el procés acabó volviendo al punto de partida, si bien para algunos asuntos ya no había vuelta atrás posible.

**Consecuencias económicas, políticas y judiciales

**

Tal fue el caso de la llamada fuga de grandes empresas, que había comenzado días antes y que se convirtió en algo irreversible. Gigantes como Sabadell, Caixabank, Gas Natural o Planeta trasladaron sus sedes sociales fuera de Cataluña. En el plano político y judicial, las consecuencias fueron aún más graves.

Con el 155 ya aplicado, los miembros del Govern terminaron siendo procesados por rebelión y desobediencia. Carles Puigdemont huyó a Bélgica, mientras que otros como el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras o la expresidenta del Parlament Carme Forcadell acabaron en prision a la espera de juicio en el Supremo.

Nuevas elecciones, nuevo Govern y mismo problema

Cataluña se vio abocada a nuevas elecciones, las cuales no terminaron de resolver el tremendo problema catalán. Ciudadanos fue el partido más votado, pero las formaciones independentistas volvieron a unir sus fuerzas y se hicieron de nuevo con el control del Parlament, esta vez con Quim Torra a la cabeza.

Han pasado 365 días y muchas cosas han cambiado para que todo siga igual, si bien la sociedad catalana parece hoy más dividida que nunca y el eterno problema tan difícil de resolver como siempre.