Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

La traviata despierta pasiones en el Met de Nueva York

La traviata despierta pasiones en el Met de Nueva York
Tamaño de texto Aa Aa

Es una de las óperas más conocidas y más apreciadas en el mundo entero: La Traviata de Verdi.

Hay un momento de belleza sublime. Al final de la vida hay un momento de gracia y otro de liberación: de éxtasis y de triste adiós

Michael Mayer Director de escena

La obra maestra regresa al Metropolitan Opera de Nueva York con Diana Damrau en la piel de Violetta, la dramática heroína y Juan Diego Flórez debuta apasionadamente como su desventurado amante.

El nuevo director musical Yannick Nézet-Séguin dirige esta conmovedora partitura.

El tenor Juan Diego Flórez destaca que "Verdi es el maestro de la representación. Está representando todos esos sentimientos que nosotros encarnamos en nuestros respectivos papeles: amor, tristeza, ira, todo está ahí en la música. A veces te sientas miras la partitura y piensas: claro, por supuesto. Gracias Verdi."

La ópera cuenta la historia de Violetta que agotada por su agetreada vida como cortesana, está convencida de que morirá pronto, pero antes va a conocer el verdadero amor. Para la soprano Diana Damrau, "Violetta es un papel de ensueño, porque va a vivir cosas tremendas. Se enamora, por primera vez, de verdad. Al principio trata de no sufrir, pero luego se deja llevar por el amor y al final es toda ella corazón".

Por su parte, Juan Diego Flórez está orgulloso: "Canto un aria increíble", dice, mientras tataréa ante nuestras cámaras "Dei miei bollenti spiriti". Habla de la suerte que tengo de tenerla y de que ella lo dejó todo... Y luego está esta cabaletta, este fantástico cantábile con un Do alto; que no está escrito, pero al final lo doy. Es un Do muy largo y alto."

Michael Mayer director de escena de Broadway, presenta la ópera como si fuera un recuerdo de Violetta. A medida que ésta muere, rememora lo vivido con su único y verdadero amor. "Hay un momento de belleza sublime. Al final de la vida hay un momento de gracia y otro de liberación: de éxtasis y de triste adiós", comenta.

Sobre la última escena, Diana Damrau afirma que "es increiblemente dramática, esta llena de ten sión y además hay esa luz pálida en la escena de la muerte, que se refleja en la música, cuando Violetta comienza a cantar. Gran Dio morir si giovine, morir tan joven."

La traviata está en cartel en el Met hasta el 29 de diciembre de 2018.