Última hora

Última hora

La televisión pública húngara ignora a los diputados de la oposición

La televisión pública húngara ignora a los diputados de la oposición
Tamaño de texto Aa Aa

Han sido desalojados. Tras mantener un forcejeo, este lunes por la mañana los diputados independientes Bernadett Szél y Ákos Hadházy fueron literalmente expulsados de la sede de los medios de comunicación estatales húngaros. Ambos habían pasado la noche dentro del edificio junto a algunos otros diputados de la oposición después de la multitudinaria manifestación que tuvo lugar en Budapest el domingo por la noche. Entraron porque querían que un texto en el que han escrito sus peticiones fuera leído en la televisión estatal. Además, querían dialogar con los responsables de la cadena.

"Estábamos rodeados por muchos vigilantes de seguridad armados. Identifiqué cuatro agencias de seguridad diferentes. No nos dejaron hablar con ningún director ni editor de los medios de comunicación estatales. Tratamos de buscarlos en las oficinas pero no nos dejaron entrar. Cuando quisimos ir a las oficinas de los pisos superiores nos dijeron que las escaleras estaban resbaladizas", declara Bernadett Szél.

"Todas nuestras acciones aquí han resultado inútiles. Pero esto es sólo el principio. Tenemos mucho que hacer para derribar este bastión. Desafortunadamente, los medios de comunicación estatales son el símbolo de la propaganda sucia y mezquina del gobierno y de la dictadura desinformativa que había sido creada por el gobierno", señala Ákos Hadházy.

La entrada principal de la televisión estatal quedó cerrada. Otros diputados, representantes de todos los partidos opositores, llegaron al lugar este lunes temprano e intentaron entrar en el edificio a través de otro acceso. Los guardias de seguridad lo impidieron.

"Esperamos para entrar en el edificio de los medios de comunicación estatales porque es una institución financiada con fondos públicos y tiene que servir a todo el mundo. Nos parece escandaloso que no nos dejen y digan que se trata de una propiedad privada", afirma Gergely Arató, diputado de Coalición Democrática.

El fondo que gestiona los medios decidió presentar cargos contra los opositores. Alega que acosaban a los trabajadores y querían interrumpir la emisión de la televisión húngara.

"Mientras los diputados de la oposición eran expulsados del edificio y a otros, que llegaban por la mañana, se les negaba la entrada, en los informativos de la televisión estatal no se emitía nada sobre estos acontecimientos. En cambio, informaban sobre las manifestaciones contra la inmigración en toda Europa", concluye el corresponsal de euronews en Budapest, Gábor Kiss.