Última hora

Última hora

Europeos, retomemos nuestro destino! | Opinión

Las opiniones expresadas en los artículos de la sección "View" (Punto de Vista) son únicamente las del autor.
Tamaño de texto Aa Aa

Apenas finalizadas las conmemoraciones del centenario del final de la I Guerra Mundial, CIVICO Europa, la civic tech europea Make.org y diversas personalidades lanzan en los veintiocho Estados Miembros de la Unión Europea una campaña cívica, no partidista, de movilización y de reapropriación del proyecto europeo por los ciudadanos: We#Europeans.

El próximo 22 de marzo de 2019 se celebrará un congreso de europeos en el Parlamento Europeo, la casa de los ciudadanos de la Unión.

Ciudadanos de todos los ámbitos, artistas, representantes del mundo de la educación, de la cultura, de la ciencia, de la empresa, de los sindicatos y de los medios de comunicación se reunirán en el marco de éste foro transnacional para compartir una agenda ciudadana resultado de la mayor consulta popular jamás realizada.

Esta agenda, que será adoptada en presencia de representantes de diferentes familias políticas que estarán en la sala escuchando a sus electores, será difundida a través de una amplia campaña en todos los países de la Unión Europea. También se presentará a todos los candidatos a las elecciones europea, así como a los jefes de Estado y de gobierno en el Consejo Europeo del 9 de mayo próximo en Sibiu y que tratará sobre el futuro de Europa. Invitaremos a los dirigentes políticos a responder a las preocupaciones comunes de nuestros ciudadanos y a hacer de ellas un elemento central de sus programas electorales.

Este es para nosotros el único método participativo de gran alcance capaz de abrir la vía a una refundación democrática del proyecto europeo, que es, en nuestra opinión, el mayor proyecto democrático de nuestra época.

Desde del principio de las crisis, jamás los ciudadanos de la Unión han exigido tanto a Europa. Quieren una Europa que responda a sus necesidades y que tenga un impacto concreto y positivo en sus vidas cotidianas. Más que nunca consideran que las soluciones europeas son necesarias para responder a los grandes retos de nuestra época, a los que ninguna de nuestras naciones puede enfrentarse sola.

Queremos una Europa que nos proteja y defienda nuestros valores y nuestros intereses en el mundo, que se ponga a la cabeza en la lucha contra el cambio climático y que lidere la batalla del desarrollo sostenible, que fomente la innovación digital al servicio de los ciudadanos. Una Europa que desarrolle una política migratoria común y digna y que garantice la seguridad de nuestras fronteras. Una Europa que promueva la paz, la democracia, la justicia social y la prosperidad económica.

Sin embargo hoy, si bien desean más unidad y eficacia, los ciudadanos dudan de la capacidad y del coraje político de los Estados europeos para continuar avanzando juntos y crear las condiciones favorables a un futuro positivo para todos. Tienen el sentimiento de no tener su destino en sus manos y de que la historia se escribe actualmente sin ellos en un mundo en recomposición cuya evolución preocupa.

Por todas partes, las crisis favorecen el repliegue de los países sobre sí mismos y la búsqueda de culpables a los problemas que se derivan de ellas. La solidaridad entre Estados, fundamento histórico de nuestra Unión, es puesta a dura prueba. En este momento en que tenemos mayor necesidad de acciones comunes es cuando se ha instalado la desconfianza hacia las instituciones europeas.

Esta duda es ampliada por el silencio sordo de los dirigentes políticos, su ausencia de visión compartida, las falsas informaciones en las redes sociales y la omnipresencia mediática de las fuerzas extremistas, a menudo apoyadas por activistas extranjeros, que oponen los ciudadanos a los pueblos.

En éste contexto, las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019 se anuncian diferentes a las anteriores y nos obligan a constatar la triste realidad de que la democracia está en peligro. Debemos recuperar la confianza en nosotros mismos y dotar de alma a nuestra Unión, demasiado a menudo reducida a una tecnocracia prisionera del método intergubernamental.

Nosotros, ciudadanos de la Unión, de todas las sensibilidades y de todos los orígenes; nosotros, los europeos, tenemos la convicción de que somos nosotros en primer lugar quienes somos y hacemos Europa, y de que hace falta que lo recordemos.

Por todo ello llamamos a todos los ciudadanos de Europa a unirse a nosotros para escribir juntos una nueva página positiva y democrática de nuestra historia común, y hacer presión sobre nuestros representantes con el fin de que asuman sus responsabilidades y se doten de los medios apropiados para dar respuestas a la altura de los retos.

Que todo el que lo desee nos encuentre sin más tardar en WeEuropeans.eu y utilice el hastag #WeEuropean

El impulso cívico que deseamos inspirar sobrepasa las diferencias partidistas y nacionales. Os necesitamos a cada unos de vosotros para apoyar nuestra causa común.

Europeos, retomemos juntos nuestro destino!!

Los firmantes de la carta

Las opiniones expresadas en los artículos de opinión son únicamente las del autor.