Última hora

Última hora

Gases lacrimógenos y pimienta, la polémica de Año Nuevo en Tijuana

Gases lacrimógenos y pimienta, la polémica de Año Nuevo en Tijuana
Tamaño de texto Aa Aa

Los migrantes que tomaron parte en el asalto masivo de Año Nuevo a la frontera estadounidense denuncian que el uso de gases lacrimógenos contra ellos fue gratuito y brutal.

Esa noche, como se aprecia en una serie de fotografías tomadas por un periodista de AP, los agentes fronterizos estadounidense dispararon granadas de gases lacrimógenos y gas pimienta contra un grupo de unas 150 personas que trataban de escalar la valla que separa Tijuana, en México, de San Diego, en California. El fotógrafo registró al menos tres descargas de gas y también vio a los agentes disparando unas bolitas de plástico contra los migrantes.

Según las autoridades, los proyectiles fueron disparados contra unos individuos que les lanzaban piedras desde el lado mexicano y aseguran que el resto del grupo no resultó afectado por los químicos.

Sin embargo, la versión de los migrantes es muy distinta. Denuncian que los gases llegaron antes que las piedras y que las mujeres y los numerosos niños presentes sufrieron de lleno las consecuencias.

"Es mentira. Allí había gente que no tiró piedras. Había niños, había aproximadamente unos 60 niños, familias enteras", asegura un migrante a las puertas de un refugio en Tijuana.

Una mujer muestra varias granadas y botes de humo como prueba.

"Pasamos un año nuevo con violencia de los gringos -añade un joven- Y ellos no deben hacer eso porque eso es delito allá en Estados Unidos que hagan eso con nosotros".

Esta ha sido la segunda vez en pocos meses que agentes federales hacen uso de gases lacrimógenos para dispersar a los migrantes. Ya lo hicieron en noviembre pasado cerca de la garita de San Ysidro.

El asalto de Año Nuevo se saldó con 21 inmigrantes detenidos, entre ellos dos adolescentes. Los agentes de fronteras denuncian que esa noche se puso en peligro a niños, al intentar que cruzaran por encima de la barda, reforzada recientemente con alambrado de púas.