La polémica en España por la figura del "relator' en el juicio a los políticos catalanes

La polémica en España por la figura del "relator' en el juicio a los políticos catalanes
Derechos de autor 
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Marisa Trapero explica la polémica surgida en España con la figura del 'relator' que estará presente en la mesa de partidos catalanes que quiere dar una salida política al conflicto en Cataluña y que ha generado duras críticas entre PP y Ciudadanos e incluso en el propio PSOE

PUBLICIDAD

Hay varias interpretaciones y ahí está el problema sobre la figura del 'relator' que estará presente en la mesa de partidos catalanes para buscar una solución política al conflicto en Cataluña.

Para el Gobierno español la figura del relator no es más ni menos que la de un notario que de fe y levante acta de las reuniones entre los distintos partidos políticos de Cataluña. Por tanto, sus funciones no van más allá que la de levantar acta de lo que allí se discuta.

Sin embargo, para los independentistas esta figura sería asimilable a la definición de relator que da la ONU, que lo define:"experto independiente designado por el Consejo de Derechos Humanos para examinar la situación de un país o un asunto concreto de derechos humanos, e informar al respecto."

Y es precisamente aquí, en esta figura de mediador que confiere la ONU al relator, la que serviría a los intereses de los independentistas para internacionalizar un conflicto que España considera interno , y además puede sentar un precedente importante para llevar el juicio contra los independentistas catalanes a una instancia superior como es el al tribunal europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Como ya han adelantado los abogados de los políticos presos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

España: ¿Presupuestos o elecciones?

El Gobierno español da por roto el diálogo con los independentistas catalanes

La izquierda centra en la vivienda uno de sus ejes de campaña para las Europeas