Última hora

Última hora

Determinar si hubo o no violencia, el factor decisivo en el juicio a los líderes del "procés"

Determinar si hubo o no violencia, el factor decisivo en el juicio a los líderes del "procés"
Derechos de autor
Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Determinar si hubo o no violencia en el proceso soberanista catalán es la clave de un juicio sin precedentes en la historia de la democracia española. Las penas por rebelión son mucho más severas que las penas por sedición, y los ojos del mundo están pendientes de qué decide y cómo lo justifica el Tribunal Supremo, cuya imagen, atacada desde hace años por el independentismo catalán, también está en juego.

Ernesto Pacual, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Cataluña, explicas las posturas de la Fiscalía y la Defensa:

"El relato que ha creado la Fiscalía es el de que ha habido una violencia. Esa violencia no es meramente física, sino que la Fiscalía ha ido un poco más allá y ha dicho que es todo un entorno para violentar al Estado y los cimientos del Estado. Y en esto es donde los abogados de la defensa basan el hecho de decir que es un juicio injusto, en el sentido de que no ha habido violencia. Y si ha habido violencia ha sido por las fuerzas policiales y no por los líderes independentistas".

Lee | Puigdemont: "Para nosotros poner urnas no es ninguna rebelión, ni para el Código Penal español"

La acusación particular, ejercida por VOX, quiere una sentencia ejemplarizante para evitar, según sus palabras, más "intentonas golpistas":

"Está claro que nosotros lo que buscamos es que se condene a los procesados a las más altas penas de prisión que correspondan y que procedan, y, sobre todo, mandar un mensaje a los partidos separatistas de que no se pueden cometer golpes de Estado en España y pretender quedar impunes por ello", explica el letrado de VOX Pedro Fernández.

La defensa insiste en su estrategia de desprestigio del sistema judicial español y reduce el desafío al Estado y la Declaración unilateral de Independencia a un mero ejercicio democrático:

"Se está acusando a nuestros clientes de un delito de rebelión y ni salieron a la calle con tanques, ni iban uniformados, ni llevaban armas. Lo único que hicieron es permitirnos a todos los ciudadanos que quisimos coger un papelito y ponerlo en una urna", afirma Jordi Pina, abogado de la defensa.

En un año de elecciones, el juicio servirá de tribuna tanto a las formaciones independentistas catalanas, como a la ultraderechista VOX.