Última hora

Última hora

El controvertido retorno de una británica que huyó a Siria

El controvertido retorno de una británica que huyó a Siria
Tamaño de texto Aa Aa

Los ciudadanos londinenses siguen preguntándose si la joven Shamima Begum debe o no volver al Reino Unido. Ahora de 19 años, marchó a Siria junto a otras dos adolescentes cuando tenía 15 para casarse con un soldado del autoproclamado Estado Islámico. Cuatro años más tarde, y embarazada de nueve meses, pide volver a su país. En su barrio, Bethnal Green, al este de Londres, el padre de Amira Abase, otra de las chicas que huyó con ella a Siria ha hablado con Damon Embling, periodista de Euronews. Admite no saber nada de su hija desde que saliera del país y defiende que, pese a todo, su compañera Shamima debe volver al Reino Unido.

"Hay mucha gente en Reino Unido que dice que no debería volver... Básicamente dicen que es una traidora", explica Hussen Abase, padre de Amira. A lo que añade: "Igual que la gente tiene su opinión, la mía es que ya que es ciudadana del país, debería poder retornar. La gente opina y yo lo hago también y creo que debe poder volver", afirma. El periodista le pregunta si debería ser investigada a su vuelta, en caso de que lo haga. El padre de Amira no quiere responder sobre ello.

Si Shamima Begum vuelve al Reino Unido con su bebé, ¿cómo de fácil lo tendría para reanudar su vida en Londres? Su caso ha generado un profundo debate social, con puntos de vista muy divididos."Obviamente tomó esa decisión cuando tenía 15 años, igual que muchos de nosotros tomamos malas decisiones a su edad. Debería poder tener una segunda oportunidad", explica esta joven.

"Preferiría no tener a alguien que haya visto personas decapitadas o que haya visto cabezas en cubos de basura. No es el tipo de persona que te gustaría que volviera al país", cuenta esta mujer.

Por su parte, a la comunidad musulmana de Londres le preocupa que el caso de las jóvenes vuelva a poner el foco sobre ellos. "En este sentido, si Shamima Begum ha cometido un crimen, debería volver al país, sentarse frente a los jueces, y si es declarada culpable, debería ir a la cárcel. Si después de eso es puesta en libertad, debería tener una vigilancia porque lo más importante es la seguridad del país", opina Khalil Yousuf, portavoz de la Comunidad Ahmadía del Islam.

La historia de Shamima ha reavivado el debate de cómo Europa pretende hacer frente a estos ciudadanos retornados de Siria e Irak. El Gobierno británico, por su parte, es claro: cualquiera que vuelva puede ser investigado.