Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Caída inminente del último bastión del Dáesh en Siria

Caída inminente del último bastión del Dáesh en Siria
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Caída inminente del último bastión del Dáesh en Siria

Las milicias kurdas con apoyo de EEUU avanzan en el último enclave del grupo yihadista Estado Islámico en el este de Siria.

Los radicales han perdido prácticamente todas sus posiciones desde enero de 2015. La localidad de Al Baguz es la última zona habitada aún en manos del grupo radical.

La zona sigue siendo un polvorín

La pasada noche una célula del Dáesh atacó el campo de petróleo de Al Azraq, en la provincia de Deir al Zur. Un ataque repelido con un bombardeo de la coalición en el que murieron al menos 13 yihadistas.

Desalojados de Al Baguz, ¿y después?

Las milicias han rastreado la zona tras liberarla hallando un gran depósito de armas. La ofensiva contra este último reducto yihadista se ve frenada por la presencia de muchos civiles. Los extremistas utilizan a los civiles que como "escudos humanos", por lo que el desenlace final avanza lentamente, a pesar del anuncio de Trump este viernes del final del califato.

Cientos de civiles, principalmente mujeres y niños de yihadistas sirios y extranjeros, están siendo desalojados de Al Baguz y sus alrededores, una zona desértica en la frontera oriental de Siria.

La ayuda humanitaria va a ser enviada en los próximos días, desde comida y ropa para los niños y agua potable.

Negocian una salida segura

Las negociaciones están en sus últimas fases y durante el fin de semana podría tener lugar la rendición de los extremistas, que solicitan una salida segura hacia Al Bukamal, en la frontera con Irak.

Desde el pasado mes de diciembre casi 40.000 civiles han huido de esta zona. Entre ellos, muchos miembros de familias yihadistas, incluidos franceses, alemanes, rusos, ucranianos y muchos iraquíes.

"Hay una división entre combatientes yihadistas locales y extranjeros en el terreno, los yihadistas locales quieren rendirse, mientras que los extranjeros evitan cualquier rendición", según ha explicado a la agencia AFP, Adnane Afrine, portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS)

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, las FDS continúan peinando la zona de Al Baguz en busca de combatientes del Dáesh escondidos en túneles.

La difícil cuestión del regreso de los yihadistas en todo el mundo

Muchos países se enfrentan al regreso de sus yihadistas con el anuncio de la inminente caída del califato del autoproclamado Estado Islámico en Irak y Siria.

Varios cientos de yihadistas extranjeros, probablemente unos 800, están en manos kurdas en Siria, se añaden además mujeres y niños no combatientes. Túnez, Marruecos, Arabia Saudí, Turquía y Rusia están en primera línea, al igual que Francia, Reino Unido, Alemania y Bélgica.