Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Los mejores momentos de la Berlinale

Los mejores momentos de la Berlinale
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Estrellas y glamour en el Festival de Cine de Berlín. La actriz francesa Juliette Binoche fue la Presidenta del Jurado internacional.

La actriz británica Charlotte Rampling recibió el Oso de Honor que premia una carrera de cinco décadas.

Y el Festival concedió la Berlinale Camera a Agnès Varda, un homenaje a la cineasta francesa de 90 años por su cine único y personal.

La película israelí Synonymes de Nadav Lapid ganó el Oso de Oro a la Mejor Película. La cinta también se hizo con el galardón Fipresci que otorga la Federación de críticos de cine Internacional. La película, basada en las propias experiencias vitales del director, cuenta la historia de un exsoldado israelí que rechaza su identidad nacional cuando se traslada a París, pero tiene las mismas dificultades para lidiar con la cultura francesa. En París Yoav llama a la puerta de un piso, sólo para descubrir que está vacío y, mientras se baña, le roban sus cosas. Sin embargo, este joven israelí había llegado con grandes expectativas. Está decidido a deshacerse de su nacionalidad lo antes posible. Para él, ser israelí es como un tumor que hay que extirpar quirúrgicamente. Convertirse en francés, por otro lado, significaría simplemente su salvación. Para borrar sus orígenes, Yoav primero intenta reemplazar su lenguaje. De ahora en adelante, no pronunciará ni una sola palabra de hebreo. El diccionario se convierte en su compañero constante. Las visitas necesarias a la embajada israelí le molestan; considera que sus compatriotas son una carga total. Pero la prueba de naturalización también tiene sus escollos. Y la joven pareja francesa de la que se ha hecho amigo tiene ideas bastante extrañas sobre cómo ayudarlo. Basado en sus propias experiencias, Nadav Lapid explora los desafíos de echar raíces en un nuevo lugar. Su intento de encontrarse consigo mismo despierta a los demonios del pasado y abre un abismo existencial. Un rompecabezas tragicómico que sabe cómo guardar sus secretos.

Nadav Lapid, director: "Lo único que me interesa, al final, es la verdad del momento: encontrar, excavar en el momento y llegar lo más lejos posible y así es como trabajamos."

El Gran Premio del Jurado fue para el director francés François Ozon por su película "Grace a Dieu" (Gracias a Dios), sobre el abuso infantil en la Iglesia Católica.

François Ozon, direcor: «Permítanme dar gracias a Dios.»

La película retrata a varios miembros de la asociación «La Parole Libérée», que actuó contra el intento de encubrir años de abuso sexual infantil de un sacerdote católico, un tema candente debido al juicio del arzobispo de Lyon, Philippe Barbarin. En la película, Alexandre vive con su esposa e hijos en Lyon. Un día descubre por casualidad que el sacerdote que abusó de él cuando era 'boy scout' sigue trabajando con los jóvenes. Los recuerdos reprimidos de hace mucho tiempo se despiertan. Desconcertado, Alexandre finalmente encuentra el valor para actuar contra el hombre. Su búsqueda de más víctimas del clérigo, muy respetado en su cargo, le lleva hasta Alexandre a François y Emmanuel. Los tres hombres están luchando consigo mismos de una manera diferente. Y cada uno de ellos tendrá que luchar con las sombras de su pasado para hacer frente a las consecuencias de este proceso. La creación de la organización de autoayuda 'La Parole Libérée' (La Palabra Liberada) es sólo el primer paso. Basado en el caso real del Padre Bernard Preynat, que en 2016 fue acusado de agredir sexualmente a unos 70 niños en Lyon, François Ozon retrata a las víctimas como hombres adultos y revela las heridas que han sufrido. Al mismo tiempo, la película critica el silencio de la iglesia sobre la pedofilia y se pregunta sobre su complicidad.

François Ozon: "Es complicado, tengo que admitir que lo pensaré la próxima vez porque hay mucha resistencia, hay muchas reacciones violentas, hay gente que no quiere que se vea esta película, así que es una batalla permanente que no es nada en comparación con las verdaderas víctimas.Con este premio doy las gracias a los miembros de «La Parole Libérée» que me inspiraron."

El Oso de Plata a la Mejor Actriz fue para la china Yong Mei y su compatriota Wang Jing Chun también recibió un Oso de Plata por sus papeles en la misma película.

Ambos interpretan a un matrimonio que debe adaptarse a los cambios sociales y económicos que se producen en China desde la década de 1980 hasta el presente. El director de 'So long, my son' es el chino Wang Xiaoshuai. 'Estamos esperando a la vejez'. Esta frase resume brevemente la amarga idea de Yaoyun y su esposa Liyun sobre sus vidas. Una vez fueron una familia feliz, hasta que su hijo se ahogó jugando junto a un estanque. Y así Yaojun y Liyun dejan su hogar y se sumergen en la gran ciudad, aunque nadie los conoce allí y ni siquiera pueden entender el dialecto local. Su hijo adoptivo Liu Xing tampoco les ofrece el consuelo que esperaban. Rechazando desafiantemente a sus padres "extranjeros", un día desaparece por completo. El matrimonio se enreda en sus memorias. En esta saga familiar que abarca tres décadas de historia china, lo privado y lo político se fusionan y el individuo se ve atrapado en los engranajes de una sociedad en constante cambio. En parte melodrama, en parte crítica de la época, esta película nos lleva desde la conmoción del país en los años ochenta, después de la Revolución Cultural, hasta el próspero turbo-capitalismo de nuestros días y hace visibles las profundas cicatrices que yacen bajo la superficie de una historia de éxito ostensiblemente ininterrumpida.

Wang Jing Chun, actor: “Hola China, estoy muy orgulloso de este premio.”

Yong Mei, actriz: “Hola, estamos deseando volver a casa y compartir nuestros premios con vosotros.”

La directora alemana Angela Schanelec ganó el Oso de Plata a la Mejor Dirección por su película "I was at home, but."

Parte del equipo de "I was at home, but."

Después de haber desaparecido durante una semana, el hijo de Astrid, Phillip, de 13 años, regresa a casa un día sin decir una palabra. Tanto su madre como sus maestros sospechan que su desaparición puede estar relacionada con la pérdida de su padre. Poco a poco la vida cotidiana vuelve a la normalidad. Astrid se enfrenta ahora a preguntas que le proporcionan una perspectiva totalmente nueva sobre su existencia de clase media y su carrera en el sector cultural de Berlín. Sus ideas sobre el arte también comienzan a cambiar. En casa, cada vez es más difícil para esta madre soltera aceptar que su hijo lleva su propia vida. Y entonces Phillip es ingresado en el hospital. Astrid está aniquilada por la preocupación, la culpa y sus sentimientos de fracaso. Pero Phillip y su hermanita no le dan la espalda. La familia puede estar desintegrándose, pero sólo para volver a formarse. La cámara enesta película permanece a una distancia discreta, proporcionando a la madre y a los niños el espacio y el tiempo que necesitan para redescubrir y revalorizar sus sentimientos.

La ceremonia también estuvo marcada por la despedida de Dieter Kosslick como director del Festival.

Dieter Kosslick, director del Festival: "Adiós Euronews, me alegro de que me hayáis acompañado y espero volver a veros en la Berlinale."

Wolfgang Spindler, Euronews: "Después de 18 años, esta es la última edición de Dieter Kosslick como director de la Berlinale, quien logró fortalecer el perfil político del festival, atraer a estrellas internacionales y apoyar a las directoras de cine. Con 350.000 entradas vendidas cada año, Kisslick convirtió la Berlinale el festival de cine más accesible para el público, un gran trabajo. Gracias Dieter Kosslick. Esto es todo desde la Berlinale, Wolfgang Spindler para Euronews."