Última hora

Última hora

La incertidumbre de una española que espera un bebé de un vientre de alquiler en Ucrania

Foto ilustrativa
Foto ilustrativa -
@ Copyright :
REUTERS/ Eric Gaillard
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras la Embajada de España en Ucrania ha anunciado que no dará el pasaporte a más bebés nacidos de vientres de alquiler, Mercè Serra espera con las maletas preparadas en España a que nazca su hija de una gestante subrogada ucraniana.

"Ahora que nos encontramos al final del embarazo nos cambian todo el procedimiento sin avisarnos, sin haber dicho algo, diciendo que habíamos hecho algo ilegal, cuando es ilegal en España, pero no es ilegal en Ucrania", lamenta Serra en una entrevista con Euronews, en la que explica que su hija podría nacer en cualquier momento en las próximas dos semanas.

Ucrania atrae decenas de parejas españolas con una de las leyes más laxas de Europa en gestación subrogada, que permite a parejas, incluso extranjeras, pagar por una madre de alquiler con la única condición de que sean heterosexuales. En España está prohibido en todas sus formas.

"Hay una cosa que está por encima de todo lo demás, nuestra hija es hija de un español y la Constitución dice que todo hijo de un español es español de pleno derecho", defiende esta española de 42 años que relata su odisea para ser madre hasta de recurrir a un vientre de alquiler en un país extranjero.

Ucrania: la última oportunidad

La primera opción de Serra para ser madre no fue la gestación subrogada. Al saber que no podía tener hijos acudió a un centro de adopción de España, lo cual ella describe como una cita "desalentadora".

"Me dijeron que al tener una enfermedad crónica y al no tener unos ingresos de un trabajo fijo, no me podían dar la idoneidad para adoptar ni España, ni fuera", cuenta Serra."Aunque te dieran la idoneidad, ten en cuenta que tendrías que esperar de 8 a 10 años, por lo que ya serías una abuela y no una madre", dice que la plantearon entonces de forma "despectiva".

"Nos dijimos queremos ser padres, ¿qué opciones nos quedan si yo tengo 42 años? Hay un reloj que corre quieras o no"
Mercè Serra

El deseo de ser madre la llevó entonces a buscar otras alternativas en Internet como la práctica de los vientres en alquiler, que tan solo conocía por las estrellas de Hollywood, pero luego de conocer a una pareja que había pasado por dicho procedimiento en Ucrania, ella y su pareja decidieron intentarlo en el país del este.

"En ese momento, miramos la página de la Embajada española y desancosejaban la gestación subrogada en Ucrania porque había clínicas que estafaban a sus clientes. Entonces, había que ir con mucho cuidado", comenta.

Serra viajó hasta Ucrania y después de encontrar un centro de salud confiable, decidió comenzar el proceso legal y conocer la persona quien se encargaría de la gestación.

"Conocimos a nuestra madre subrogada, que es un amor de mujer... La voy a querer toda la vida y ella también me quiere mucho a mí".

Bebés en el limbo: Ni españoles, ni ucranianos

El Gobierno español mediante su embajada en Ucrania informó el martes 19 de febrero que no autorizará nuevos registros de neonatos de padres españoles que hayan sido gestados mediante vientres de alquiler en dicho país, más allá de una lista de 39 familias que ya han tenido a sus bebés.

Serra considera que la medida responde a intereses políticos."Creemos que lo que está pasando es que se acerca el 8 de marzo que es la manifestación de todas las feministas", indica. "Creemos que al Gobierno le interesa ahora por razones electoralistas jactarse de no dejarnos inscribir a los niños".

A la pregunta de cómo piensa inscribir a su hija cuando nazca, responde que sus abogados están estudiando el "complejo" procedimiento legal, mientras espera que el Gobierno español "recapacite".

Teme que si España no concede un pasaporte a su hija tampoco lo haga Ucrania, como ocurrió el pasado mes de agosto cuando la embajada también se rechazó a recibir a 30 parejas españolas en la misma circunstancia.

"Sabemos que el verano pasado, el Gobierno ucraniano dijo que no, que no iba a inscribir a los niños como ucranianos porque para ellos eran hijos de españoles. Dicen que el Gobierno español está negociando con el ucraniano, pero yo no sé que está pasando. Aquí no nos dan ninguna solución, estamos ahora mismo en un limbo".

Lee | El Gobierno español no reconocerá más bebés nacidos por vientres de alquiler en Ucrania