Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

¿Por qué los argelinos están organizando las mayores protestas del país desde la Primavera Árabe?

¿Por qué los argelinos están organizando las mayores protestas del país desde la Primavera Árabe?
Derechos de autor
REUTERS/Zohra Bensemra
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los argelinos continúan protestando, a pesar de que el presidente Abdelaziz Buteflika se ha comprometido por carta a "organizar unas segundas elecciones presidenciales" para elegir a su sucesor.

La misiva fue publicada tan solo pocas horas después de que la prensa local informara de que un representante del mandatario, de 82 años, enfermo de gravedad y hospitalizado en Ginebra (Suiza), había depositado su candidatura para optar a un quinto mandato consecutivo en las presidenciales del próximo 18 de abril, tras dos décadas al frente del país.

Miles de argelinos llevaban por entonces una semana saliendo a las calles a protestar en todo el país norteafricano tras conocerse la decisión de Buteflika de presentarse de nuevo a las elecciones. Las marchas alcanzaron su punto álgido el pasado viernes cuando la policía se desplegó alrededor del Parlamento en Argel, vehículos antidisturbios cerraron la vía que conduce a la sede presidencial y se hizo uso de gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes y evitar que avanzaran.

Estas manifestaciones se producen en un contexto de crisis económica en Argelia y no sólo dentro de las fronteras del país norteafricano. Cientos de argelinos que viven en París se reunieron el domingo en la Place de la Republique para mostrar su desaprobación por la posibilidad de que Buteflika sea reelegido.

¿Por qué protestan los argelinos?

AP Photo/Fateh Guidoum
Unos manifestantes reciben un cañonazo de agua de la policía durante una protesta para denunciar la candidatura del presidente Abdelaziz Buteflika para un quinto mandato en Argel, Argelia, el domingo 3 de marzo de 2019.AP Photo/Fateh Guidoum

El partido gobernante de Argelia, el Frente Nacional de Liberación (FNL), anunció la candidatura de Buteflika a principios de febrero durante una concentración de más de 2000 militantes en Argel.

El anuncio provocó las mayores protestas a nivel nacional desde la Primavera Árabe de 2011. Muchos argelinos consideraron que la candidatura de Buteflika era una humillación para la democracia popular y lo calificaron como una violación de la dignidad del pueblo.

Los organizadores de las movilizaciones quieren que el mandatario "renuncie" a revalidarse en el poder, sobre todo por su actual estado de salud. La multitud, en su mayoría joven, grita consignas como "¡No a la quinta legislatura!" y "¡No a la corrupción!".

Cientos de estudiantes respondieron a la llamada en las redes sociales y se saltaron sus clases para participar en las protestas del martes 26 de febrero en varias ciudades universitarias de toda Argelia.

"Estamos aquí hoy para hacer un cambio", dijo una estudiante de nombre Amina a AP, "para cambiar las cosas porque estamos viviendo en una situación realmente podrida. Estamos en contra del quinto mandato y tenemos que actuar mano a mano para cambiar las cosas en este país".

El jueves 28 de febrero, decenas de periodistas convocaron una protesta en la capital de Argelia para denunciar que sus medios de comunicación no les dejan cubrir las protestas.

¿Por qué un hombre de 81 años gravemente enfermo que nunca es visto en público busca una quinta legislatura?

REUTERS/Ramzi Boudina
El presidente Abdelaziz Buteflika es visto en Argel, Argelia, el 9 de abril de 2018.REUTERS/Ramzi Boudina

Buteflika lleva siendo presidente de Argelia desde 1999, pero ha estado casi completamente ausente de la escena política debido a que sufrió un derrame cerebral en 2013.

Cinco años más tarde, su estado de salud sigue siendo grave, como demuestra el hecho de que no pudo presentar su propia candidatura para los comicios.

Muchos manifestantes creen que este intento de reelección es sólo una fachada detrás de la cual se esconde una cierta élite político-militar y empresarial. Sin embargo, las encuestas sugieren que es probable que muchos argelinos vuelvan a votarle, por temor a que su salida de la Presidencia pueda provocar inestabilidad en el Gobierno, socavar la convivencia y tener consecuencias negativas para el país.

Incapaz de ponerse de acuerdo sobre un sucesor, las élites militares y civiles de Argelia -conocidas como Le Pouvoir (El poder, en francés)- decidieron que Buteflika debía presentarse de nuevo para garantizar la continuidad del régimen.

¿Cuáles son los problemas más amplios de los disturbios?

REUTERS/Ramzi Boudina
Un manifestante se enfrenta a la policía, que utilizó gas lacrimógeno para dispersar a las multitudes que protestaban.REUTERS/Ramzi Boudina

A pesar de que la candidatura de Buteflika ha sido la chispa, las recientes protestas van mucho más allá y muchos creen que es sólo la punta del iceberg. Los jóvenes son los más afectados por las difíciles condiciones económicas del país, puesto que el 30% de los jóvenes argelinos está actualmente en paro.

El censo argelino sigue siendo joven en su conjunto, ya que el 54% de los 42 millones de habitantes del país son menores de 30 años.

La fuerte caída de los ingresos, menos de 80.000 millones de dólares de reservas de divisas, en este país dependiente del petróleo empeoró la situación. Hay una falta de fondos "para comprar la paz civil", como ha hecho Bouteflika desde que llegó al poder hace 20 años.

Argelia recibió más de 1 billón de dólares de los ingresos del petróleo entre 2000 y 2013, pero la corrupción y la mala política económica obstaculizaron el crecimiento y la producción para que la nación del norte de África pudiera competir en el mercado mundial.

¿Por qué Argelia es importante para el Magreb y para Europa?

AP Photo/Fateh Gudoum
Manifestantes, portando sus banderas nacionales, marchan en una nube de gas lacrimógeno disparado por la policía antidisturbios mientras denuncian la candidatura del presidente Abdelaziz Bouteflika para un quinto mandato, el viernes 1 de marzo de 2019.AP Photo/Fateh Gudoum

Argelia es el país geográfico más grande de África desde la independencia de Sudán del Sur, y el décimo país más grande del mundo que se extiende desde la costa mediterránea hasta las dunas arenosas del desierto del Sáhara. Además es el noveno país más poblado del continente, con 42.679.018 habitantes, según Worldometers.

Se trata de un país clave en su entorno magrebí y africano y podría desempeñar un papel mucho más importante si no fuera por la cuestión del Sáhara Occidental que envenena las relaciones con Marruecos. Esta cuestión es el mayor obstáculo ante la paralizada Unión del Magreb Árabe que este año celebra su 30º aniversario.

Argelia es también el tercer mayor proveedor de gas de la UE, incluyendo la mitad de las importaciones de gas natural de España, por lo que la estabilidad sigue siendo el factor clave en la decisión de Buteflika de volverse a presentar candidato, especialmente con su vecina Libia convirtiéndose en un Estado fallido.

Argelia podría desempeñar un papel mucho más importante si la estabilidad política se ve favorecida por un régimen democrático y una economía más eficiente que mantenga a los jóvenes en su país de origen y no los empuje a buscar una vida mejor en el extranjero.