Última hora

Última hora

Europa en el Diván: Empieza el viaje en Portugal

Europa en el Diván: Empieza el viaje en Portugal
Tamaño de texto Aa Aa

Aire e inspiración, aquí está el diván que recorrerá Europa recogiendo la opinión pública y diversas entrevistas. Todos los temas emergen sobre este sofá hinchable de color rojo que nos propone reflexiones antes de votar. Un diván viajero sobre el que se formularán preguntas y respuestas que reflejen la opinión pública para las próximas Elecciones Europeas que se celebran del 23 al 26 de mayo.

Nuestro viaje empieza en Portugal de la mano de Filipa Soares y Anelise Borges. Un periplo de diez semanas para tratar de entender qué quiere y espera la gente para su futuro.

Europa en el diván: Nuestro viaje empieza en Portugal

Lisboa, y su famoso puente 25 de abril sobre el río Tajo, han sido el escenario de la casi mítica prueba urbana por excelencia: la media maratón.

Otra carrera de fondo es la de la reactivación económica; para otros es la de llegar a fin de mes. A pesar de unos indicadores financieros optimistas, las dificultades persisten, y ya no es solo cuestión de ajustarse el cinturón sino también la de evitar una sangrante fuga de talentos.

"Se vive bien en Portugal. Hay calidad de vida, el problema es que mucha gente no gana lo suficiente para vivir", dice este hombre en un mercadillo ambulante.

"Portugal es muy pobre, muy muy pobre, pero eso no es algo nuevo, así fue durante mucho tiempo. Se ve que hay gente que tiene dinero, pero tam bién hay mucha gente que vive mal aquí".

"Para mí es mejor ahora que antes de la crisis. ¿Y eso porqué? Pues porque a mi esposo le recortaron 700 euros de su pensión, pero después de la crisis se lo devolvieron. Así que ahora nos va mejor" explica esta jubilada.

"A Portugal aún le queda mucho para salir de la situación actual que aún es muy precaria. Todavía queda mucho por hacer, y aunque tenemos el euro, nos queda un largo camino por recorrer."

"Creo que la gente está inmersa en sus preocupaciones y aún falta mucho para las elecciones europeas. Las resoluciones que se toman en Bruselas no tienen tanto impacto en nuestras vidas como las elecciones locales o nacionales", opina este otro lisboeta.