Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Campanas de dimisión en Londres por el Brexit

Campanas de dimisión en Londres por el Brexit
Tamaño de texto Aa Aa

La espada de Damocles pende sobre Theresa May en vísperas de la enésima semana crucial para la primera ministra británica.

Los dominicales londinenses hablan sin tapujos de una conspiración de varios miembros de su Gabinete para forzar su dimisión este mismo lunes. Sin embargo, las cabeceras no se ponen de acuerdo en el nombre del sucesor que llevaría el peso de la gestión del Brexit.

El ministro de Gabinete, David Lidington, niega estar al frente de esta iniciativa.

"No tengo deseo alguno de tomar el relevo como primer ministro, ella está haciendo un trabajo fantástico. Le diré algo, cuando se trabaja en estrecha colaboración con ella, se es inmune a cualquier tentación para el cargo. Mi más absoluta admiración por la forma en la que hace las cosas", ha dicho Lidington.

La multitudinaria manifestación del sábado en Londres a favor de convocar otro referéndum, no ha hecho más que evidenciar la enorme crisis de autoridad de Theresa May.

Uno de sus ministros de confianza niega la conspiración y abre la puerta al segundo referéndum.

"Estar hablando de cambiar a los jugadores de la partida en este momento, francamente, es ser autoindulgente. Hemos decidido cómo vamos a proceder. Pienso que un Brexit sin acuerdo sería una catástrofe. Renunciar al Brexit supondría dinamitar gravemente la confianza en nuestro sistema político. O es el acuerdo de la primera ministra, o alguna variante que el Parlamento apruebe", ha señalado el ministro de Economía del Reino Unido, Philip Hammond, en declaraciones a la cadena de televisión Sky.

Si no hay cambio de planes, Theresa May someterá su plan para el Brexit al voto del Parlamento, por tercera vez. Tiene de plazo como máximo hasta el 12 de abril fecha acordada con Bruselas. Si se vuelve a rechazar, los días, quizás las horas de Theresa May en la política, estarán contadas.

Ahora | euronews también en WhatsApp y Messenger