Última hora

Última hora

El extraño voto de los británicos en las europeas

El extraño voto de los británicos en las europeas
Tamaño de texto Aa Aa

La mayoría de los británicos no pensaban que el 23 de mayo iban a tener que ir a votar. Les dijeron que 'Brexit es Brexit' y que no habría más elecciones europeas.

Pero ante el caos provocado por el rechazo del Parlamento al acuerdo de salida con Bruselas, el Gobierno del Reino Unido ha tenido que reactivar los preparativos para participar en los comicios. Ha tomado las medidas legales requeridas y los partidos se han puesto en modo campaña.

Compiten por los 73 escaños que les corresponden de los 751 del Parlamento europeo, la mayor parte de circunscripciones de Inglaterra. Escocia, Gales e Irlanda del Norte tienen mucha menos población y los asientos son proporcionales al número de habitantes.

Un sistema que ha favorecido a partidos pequeños, como sucedió en 2014 con el eurófobo UKIP de Nigel Farage. Cuenta con nada menos que 24 eurodiputados, por delante de laboristas, con veinte y de conservadores, con 19.

Farage, que ahora lidera una nueva formación proBrexit, advierte que seguirá montando broncas entre sus señorías.

"¿Quieren realmente que el Reino Unido participe en las elecciones europeas, enviar otra vez un gran número de eurodiputados salientes justo cuando están luchando contra el populismo, como ustedes dicen, en todo el continente? ¿Realmente quieren que vuelva a este lugar? Bueno, pues aquí me tendrán".

Unas recientes elecciones parciales en Gales mostraron que tanto laboristas como conservadores tienen motivos para preocuparse. Ambos perdieron votos en favor de partidos pro y anti Brexit.

Algo que se podría repetir en las elecciones de mayo, con un grupo independentista eurófilo que promete dar guerra.

Sean cuales sean los resultados de las urnas, el Reino Unido y Bruselas no estaban preparados para estas elecciones, ni tampoco las deseaban. Ya se habían redistribuido los escaños dejados por los británicos. El inesperado devenir del Brexit hará que vuelvan a elegirse eurodiputados británicos, que dejarán de serlo solo y cuando el Reino Unido abandone de verdad la Unión Europea.