Los socialistas europeos necesitan una "remontada"

Los socialistas europeos necesitan una "remontada"
Derechos de autor
REUTERS/Pedro Nunes/File Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Con las Elecciones Europeas en el horizonte, continuamos con nuestra presentación de las grandes familias políticas. En esta ocasión les hablamos de los socialistas, de lo que han hecho, pero también de la crisis que están atravesando.

Actualmente tan sólo gobiernan en siete países de la Unión Europea y los sondeos indican que podrían perder peso en la Eurocámara.

Sin representación en las instuciones

Los socialistas constituyen el segundo grupo más importante de la Eurocámara. Pese a lo cual brillan por su ausencia en los puestos de responsabilidad de las instituciones europeas.

La excepción es la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, quien ha tenido que lidiar con temas de política exterior muy sensibles como el acuerdo nuclear con Irán, que ha defendido a capa y espada.

"La Unión Europea lamenta la declaración del presidente de los Estados Unidos de América", declaró Mogherini cuando supo que Washington se retiraba. "El acuerdo nuclear con Irán es crucial para la seguridad de Europa y del mundo entero.

Necesitan una "remontada"

Fundado en 1992, el Partido de los Socialistas Europeo es uno, pero representa a muchos. Reúne a los partidos socialistas, socialdemócratas y laboristas de la Unión Europea.

Pero la familia política de centro-izquierda está viviendo tiempos difíciles. Actualmente tan sólo gobierna en 7 de los 28 Estados miembros: España, Portugal, Finlandia, Suecia, Malta, Eslovaquia y Rumanía.

Y es importante subrayar que en poco más de un año perdió el control de países tan significativos como Italia, Francia o Bélgica. 2017 fue su annus horribilis.

En las últimas elecciones europeas, en 2014, las cosas les fueron mejor. El grupo Socialista europeo logró reunir 191 escaños. Pero los sondeos indican que en esta cita electoral podría perder hasta 40 eurodiputados.

El candidato Timmermans

Su candidato para presidir la Comisión Europea es el holandés Frans Timmermans. Actualmente ostenta el cargo de vicepresidente primero del ejecutivo comunitario. Y desde este puesto ha tenido que supervisar muchas decisiones, algunas de ellas difíciles.

Como la migración, una cuestión que ha provocado más de una fractura en el bloque comunitario. Y que como miembro del partido Laborista le ha obligado a hacer malabarismos diálecticos. "Más de la mitad de las personas que llegan a Europa son personas que vienen de países donde no hay motivos para solicitar asilo", explicó Timmermans en una entrevista.

Los socialistas defienden una política migratoria basada en la responsabilidad compartida y la solidaridad. Pero las polémicas se han sucedido: el acuerdo con Turquía ha sido muy criticado, algunos países no han respetado las cuotas y otros han impedido que los barcos de rescate atracaran en sus puertos.

La batalla por el Estado de Derecho

Timmermans también ha sido el defensor del Estado de Derecho, criticando y tomando medidas contra varios países de Europa Central como Hungría o Polonia

Menos duro ha sido con Malta. Y para los soclialistas europeos también ha sido difícil gestionar la relación con sus socios rumanos, con los que finalmente han congelado relaciones, tras su polémica reforma del sistema judicial.

Los socialistas han conseguido dos victorias recientes, en España y Finlandia. Pero van a necesitar una remontada más espectacular para mantener su actual cuota de poder en el Parlamento Europeo.