Última hora

Última hora

Dreisig y Beczala, la pareja irresistible de "Manon"

Dreisig y Beczala, la pareja irresistible de "Manon"
Tamaño de texto Aa Aa

Es un salto en la carrera de Elsa Dreisig: Por primera vez, la soprano franco-danesa y ganadora de Operalia, canta el Manon de Jules Massenet en la Opera de Zurich junto a la estrella tenor Piotr Beczala Un reto para alguien tan joven: "Experimento a mi manera, como un pintor que toma un lienzo y trata de crear su obra. Para mí, es lo mismo. Realmente quería saber quién saldría de mí. A los 27 años, en este momento de mi vida, ¿qué Manon va a salir?".

La ópera presenta el amor imposible entre un pobre caballero y Manon. El nuevo personaje del Abbé Prévost ha sido un misterio durante siglos. Piotr Beczala ve en Manon a alguien inadaptado: "Realmente puedes comparar a Manon con Carmen. Una chica joven que es diferente y no encaja en la sociedad. Es demasiado curiosa para su tiempo". "Manon sacrifica su amor para subir en la escala social, independientemente de las consecuencias", explica Beczala.

"Manon sacrifica su amor para subir en la escala social"
Piotr Beczala
Tenor

El director de escena, Floris Visser, no solo cree que Manon esté inadaptada, sino que va un paso más allá: "Queda una maleta en la estación de tren, y ella la coge. No tiene límite moral para mirar dentro. Y eso la convierte en una típica borderline. Son ese tipo de cosas, como la falta de moral.... Cuanto más y más se desarrolla la noche, más y más se ve que este comportamiento no es el de alguien que es simplemente ingenuo. Es el comportamiento de alguien que está realmente enfermo".

"Los diferentes actos varían. El primero es musicalmente muy infantil, naif y ligero. Pero poco a poco el drama avanza y uno tiene que sentirlo a través de la evolución de los personajes. Y entonces de repente hay momentos en los que no sólo tienes que encontrar drama en tu voz sino también cantar coloraturas muy altas”, comenta Dreisig sobre una obra en la que la dificultad radica en mantener el drama en momentos en los que hay que alzar la voz.

La producción minimalista de Floris Visser encaja a la perfección con la obra romántica de Massenet. Fue en la época del compositor, a finales del siglo XIX, cuando el director de escena holandés remarcó la trama añadiendo visiones en cada acto que revelan el destino de Manon.

Floris hace un pequeño repaso con Dreisig antes del pase :

- ¿Lista para unas notas pequeñas, cariño?

- Oublions le passé, es el último aliento, recuerda lo que hablamos, como en La Traviata. ¿Entendido?

Para Beczala, el drama reside fundamentalmente en el amante: “Es casi una seducción diabólica. Y trato de representarlo así, su desesperación es enorme. En realidad, está perdido desde el principio".