Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

La Europa fragmentada: 550 listas compiten en las Elecciones Europeas

Colegio electoral en Madrid
Colegio electoral en Madrid -
Derechos de autor
Susana Vera/ Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Unas 550 listas compiten en toda la Unión Europea por los escaños del próximo parlamento. Esto refleja según los expertos, que aunque los votantes aprecian el proyecto europeo en su gran mayoría, están decepcionados y buscan el cambio con alternativas para todos los gustos y colores.

El país con el mayor número de listas en la lista es Alemania, con 41, lo que no es de extrañar, ya que tiene la mayor delegación del Parlamento Europeo con 96 diputados.

Sin embargo, en la República Checa, que enviará 21 diputados a Bruselas hay 39 listas; igual que en España y más que en Francia (34), Italia (18) y el Reino Unido (27), que tienen el mayor número de diputados al Parlamento Europeo después de Alemania.

Los países con menos listas que luchan son Austria y Malta, con siete cada uno. Irlanda no cuenta porque no presenta listas sino candidatos individuales.

Para Susi Dennison, analista de política exterior del think tank del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR), el elevado número de listas muestra que "la política europea parece estar mucho más caracterizada por este fuerte sentimiento de que el sistema político está roto".

"Lo que estamos viendo es que la gente ya no se caracteriza tanto por una estricta lealtad al partido, sino que está dispuesta a probar cosas diferentes debido al nivel de desilusión con el sistema político", añadió.

La paradoja de la UE

Una encuesta realizada en 14 Estados miembros de la UE, publicada la semana pasada por la ECFR, revela que tres cuartas partes de los encuestados creen que la política de su país, a nivel europeo o ambos, no funciona.

La encuesta realizada antes de las elecciones considera que los partidos de extrema derecha y antieuropeos saldrían especialmente bien parados.

Dennison calcula que alrededor de un tercio del próximo parlamento de la UE estará compuesto por diputados antieuropeos y con al menos 50 partidos que podrían formar una alianza.

Se trata de una paradoja, subrayó, dado que las encuestas recientes han revelado que la opinión sobre la UE es positiva.

El último Eurobarómetro reveló, por ejemplo, que el 68 % de los encuestados de la EU-27 (la UE menos el Reino Unido) cree que sus países se han beneficiado de formar parte del bloque. Otra encuesta del Centro de Investigación Pew, lo confirmaba: el 62% de los encuestados en 10 Estados miembros diferentes tienen una opinión favorable de la UE.

Pero al mismo tiempo el sonde de la ECFR que en los 14 estados miembros que encuestó (excepto en España) la mayoría cree que la UE se desmoronará en las próximas dos décadas. Preguntados sobre cómo se sienten sobre su futuro, el miedo, el estrés y el optimismo fueron los más citados.

"Lo que se ve es que los votantes siguen viendo el valor del proyecto europeo, siguen viendo la importancia de la identidad europea en un mundo en el que las comunidades locales están cambiando, en el que el impacto de la globalización hace que la gente se sienta insegura, sumada a la sensación de que el nacionalismo y la división dentro de la UE se están convirtiendo en una amenaza hasta el punto de que la UE podría ya no existir", explicó Dennison.

Coaliciones basadas en temas específicos

Los partidos antieuropeos, prosiguió, están aprovechando el factor miedo, al tiempo que reconocen que los votantes no odian al bloque y que muchos de los que solían convocar un referéndum sobre la adhesión de su país a la UE han cambiado de marcha.

"En cambio, hablan de cambiar Europa y de una Europa de sentido común. Pero también se presentan como la fiesta del cambio en ese entorno. Están construyendo sobre la parte del optimismo -el hecho de que hay un futuro mejor dentro de una Europa diferente- y `somos nosotros los que podemos ofrecerte la solución al miedo y al estrés sobre el futuro'", añadió Dennison.

Si las proyecciones son ciertas y los principales grupos del parlamento se debilitan por el aumento del número de diputados antieuropeos, esto podría resultar en un proceso de toma de decisiones "mucho más pragmático", ya que el derechista Partido Popular Europeo (PPE) y el Grupo Socialista y Demócrata (S&D) tendrán que "trabajar en una coalición basada en temas para impulsar la toma de decisiones", según el analista de política exterior.

Por lo tanto, las partes principales pueden tener que trabajar con grupos no principales.

"Después de estas elecciones, es importante que los principales partidos comprendan la diversidad dentro del grupo antieuropeo y busquen áreas en las que puedan trabajar juntos", subrayó.

De lo contrario, advirtió, "sería muy peligroso en el entorno político actual".