Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Mette Frederiksen, el rostro de la nueva socialdemocracia danesa

Mette Frederiksen, el rostro de la nueva socialdemocracia danesa
Derechos de autor
REUTERS/Fabian Bimmer
Tamaño de texto Aa Aa

Mette Frederiksen encarna con descaro la nueva socialdemocracia danesa que asume una política migratoria rigurosa en nombre de la defensa del Estado de bienestar. Tras su victoria en las urnas, la líder socialdemócrata podría convertirse, a los 41 años, en la primera ministra más joven de Dinamarca.

"Tiene sangre de la clase obrera en sus venas, es una socialdemócrata de cuarta generación (...) y se prepara desde hace años para dirigir este partido que conoce tan bien", afirma el periódico Politiken.

Fue elegida diputada en 2001, a los 24 años. Luego fue Ministra de Trabajo y Ministra de Justicia antes de asumir la dirección de la mayor formación de Dinamarca en 2015.

Durante la campaña las elecciones legislativas, centrada en cuestiones climáticas y de protección social en un país con pleno empleo, Frederiksen "se negó a hacer promesas concretas, excepto en el ámbito de la inmigración", según Politiken.

A principios de los años 2000, denunció que la política de acogida danesa se encontraba "entre las más duras de Europa". No obstante, Frederiksen asume sin complejos una política de control migratorio. El año pasado presentó incluso de reforma para enviar a los migrantes "no occidentales" de vuelta a los campos africanos bajo la supervisión de la ONU.

"Mette Frederiksen sabe que para tener éxito en Dinamarca, debe presentar una política estricta de asilo e inmigración", resume Ulf Hedetoft, profesor de la Universidad de Copenhague especializado en culturas políticas, para AFP.

"Simplemente observo que hoy en día el 75% de los parlamentarios apoyan una política de inmigración dura", justificó en un libro de entrevistas publicado en primavera, "Un retrato político".

Mette Frederiksen pretende formar un gobierno minoritario, un hábito en Dinamarca donde el sistema es proporcional. Se basaría en pactos caso por caso, con la izquierda, por ejemplo, en educación, y con la derecha, en política migratoria.

Toda una vida dedicada a la política

Aunque se espera que se convierta en la primera ministra más joven del país a los 41 años, Mette Frederiksen está lejos de ser una novata en política.

"Ha estado obsesionada con los asuntos públicos desde que tenía seis o siete años", dijo a la agencia de noticias Ritzau su padre Flemming Frederiksen.

Miembro de las Juventudes Socialistas a la edad de 15 años, pagó una cuota de miembro al ANC sudafricano en su adolescencia.

Divorciada, esta madre de dos adolescentes siente una auténtica pasión por.... las listas. "Hago listas de las cosas que tengo que terminar. Me gusta sentir el placer de haber terminado algo para poder pasar al siguiente", explica.

Desde su llegada al frente de la formación socialdemócrata, ha sido capaz de unir las diferentes corrientes del partido. A lo largo de su campaña, su comunicación muy cerrada, lejos de la reputación de transparencia del país nórdico.

Mientras su predecesor practicaba una política de austeridad en respuesta a la crisis económica de 2008, Frederiksen aboga por un proyecto "mucho más a la izquierda con mayor gasto en el sistema social", señala Juul Christiansen. En particular, su objetivo es permitir la jubilación anticipada para carreras largas y difíciles y poner fin a los recortes presupuestarios en los sectores de la salud y la educación.

Defensora de la escuela pública, había sido criticada en 2010 por inscribir a sus hijos en una escuela privada.