Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

¿Qué es el caso Lava Jato y cómo le puede afectar la acusación de parcialidad contra Sergio Moro?

¿Qué es el caso Lava Jato y cómo le puede afectar la acusación de parcialidad contra Sergio Moro?
Derechos de autor
REUTERS/Bruno Kelly
Tamaño de texto Aa Aa

Brasil despertó el lunes con la noticia de que el epicentro de la mayor investigación anticorrupción de la historia reciente del continente latinoamericano podría haber sido producto de un complot para evitar que Lula Da Silva volviera a ser presidente.

Según una investigación de la revista digital The Intercept, Sergio Moro habría cooperado de manera ilegal con el fiscal Deltan Dallagnol cuando instruía la operación Lava Jato para manipular las fases de la investigación.

El medio, cofundado por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, dice haber basado este reportaje en un gran volumen de mensajes privados, que recibieron de una fuente anónima, intercambiados entre fiscales y Moro, ahora ministro de Justicia.

Los hijos del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, han sido los primeros en salir en defensa del juez, cuestionando los medios con los que obtuvieron los mensajes. "Es impresión mía, o sólo en Brasil, un medio utiliza una invasión ilegal de algo privado", escribió Carlos Bolsonaro en su cuenta de Twitter.

En una nota, el ministro de Justicia lamentó que The Intercept no nombrara la persona responsable de "la invasión criminal de los teléfonos móviles de los fiscales", así como que no le contactara antes de la publicación, "contrariamente a la regla básica del periodismo". A su juicio, los mensajes fueron "sacados de contexto".

En juego, la credibilidad en un proceso que derrocó a Dilma Roussef, encarceló a Lula Da Silva, arrasó la confianza en el Partido de los Trabajadores (PT) y, más allá, de las fronteras del país, destapó una trama de corrupción que salpica a todo tipo de gobiernos latinoamericanos en las últimas dos décadas.

Lee | El encarcelamiento de Lula da Silva, ¿resultado de un complot?

Lava Jato, la punta de un profundo iceberg

Todo comenzó en marzo de 2014, cuando la Policía Federal de Brasil descubrió una red de estaciones de servicio y autolavado de vehículos que una organización criminal estaba utilizando para el lavado de recursos ilícitos. De hecho, "Lava Jato", el nombre que tomó la operación, significa "lavado a presión" en portugués.

Moro era un desconocido juez de la ciudad del sur Curitiba cuando se encargó de la instrucción de un caso que parecía más simple, pero acabó revelando un complejo esquema de sobornos implementado por la empresa constructora más grande de América Latina, Odebrecht, para pagar a políticos y partidos de la región y a funcionarios de dos países africanos.

El escándalo trascendió a la esfera pública alcanzando a Paulo Roberto Costa, exdirector de Abastecimiento de Petrobras, empresa brasileña petrolera de propiedad mayoritariamente estatal, y resultó en la destitución de la entonces presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (responsable de gestionar Petrobras como Ministra de Minas y Energía entre 2003 y 2005).

Entonces, comenzó el goteo de políticos salpicados en Brasil, desde los expresidentes Michel Temer y Lula Da Silva, hasta decenas de diputados, exgobernadores y funcionarios.

Lula fue condenado a 12 años de prisión por recibir pagos de Odebrecht para reformas, según una última sentencia de febrero.

Pero, Lava Jato ha sido tan solo la punta del iceberg de Odebrecht, cuyos tentáculos alcanzan todo el continente y dos países africanos.

Lee | Odebrecht, el gigantesco escándalo de corrupción que derriba líderes políticos en América Latina

¿Qué consecuencias podría tener la pérdida de credibilidad?

"En un escenario de impacto mínimo, la credibilidad de Moro y el poder de Lava Jato se debilitarán y la relación del ministro de Justicia con el Congreso se dificultará, haciendo más compleja la aprobación de su proyecto de ley de combate al crimen organizado y a la la corrupción", explica a Euronews Maurício Santoro, profesor de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad do Estado do Rio de Janeiro.

Santoro cree que es probable que se produzca una alteración en Lava Jato, con la salida de los fiscales más involucrados en las denuncias actuales.

"En un escenario de impacto máximo, la condena del expresidente Lula sería anulada por las irregularidades del proceso y/o Moro podría renunciar al cargo de ministro", añade.

A la edad de 46 años, Moro se ha convertido en una de las figuras más relevantes del Gobierno de Bolsonaro y sus aspiraciones políticas no terminan en el Ministerio de Justicia. "Es el principal símbolo de Lava Jato y fue gracias a su actuación como juez que comenzó su carrera política, siendo nombrado Ministro de Justicia e incluso valorándose la opción de ser considerado como un posible candidato a la Presidencia", señala Santoro.

"Las acusaciones contra Moro son muy graves y afectan negativamente su credibilidad ante la opinión pública, especialmente ante un grupo más moderado que ya se sentía incómodo con su entrada en la vida política y su papel en el Gobierno de Bolsonaro".