Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Para unos es motivo de orgullo y para el resto es una vergüenza

Para unos es motivo de orgullo y para el resto es una vergüenza
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La imagen provoca orgullo e indignación a partes iguales. Los primeros barcos balleneros que regresaron a sus puertos de origen en Japón, con sus correspondientes capturas, fueron recibidos con alegría y satisfacción. Pero, lo que para algunos es parte de una antigua y arraigada tradición en el país del 'sol naciente', para otros es motivo de vergüenza. Pese a las protestas de la comunidad internacional, los japoneses han retomado, treinta y dos años después, la caza de ballenas en sus aguas, con fines comerciales.

"Al reanudar la caza comercial de ballenas, también investigaremos. De esta manera, si encontramos especies que se pueden cazar sin que peligre su existencia, nos gustaría que se incrementaran las capturas. Si vemos que el número de ballenas de otras especies, más grandes o más pequeñas, que no sean rorcuales aliblancos, es óptimo, nos gustaría poder cazarlas", declara Yoshifumi Kai, presidente de la asociación de caza de ballenas de pequeño tamaño.

Las autoridades japonesas sostienen que pocas especies de ballenas están en peligro. Entretanto, pretenden fomentar el diálogo y el trabajo conjunto con la Unión Europea sobre cuestiones medioambientales pertinentes en un contexto comercial. En Europa, grupos de activistas contrarios a la caza de ballenas intensifican sus protestas ante una práctica que consideran muy cruel; el animal agoniza durante horas antes de morir. Piden a Bruselas que aumente la presión sobre su nuevo socio comercial en Asia.