Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Macron se compromete a impulsar el diálogo entre Kosovo y Serbia durante su visita a Belgrado

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente serbio, Aleksandar Vucic, se dan la mano tras una conferencia de prensa conjunta en el edificio del Palacio de Serbia
El presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente serbio, Aleksandar Vucic, se dan la mano tras una conferencia de prensa conjunta en el edificio del Palacio de Serbia
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se comprometió a impulsar las conversaciones para normalizar las relaciones entre Serbia y Kosovo, durante una visita oficial a Belgrado el lunes.

Tras reunirse con su homólogo serbio, Aleksandar Vucic, Macron dijo que invitaría a delegaciones de ambos países a París, junto a la Canciller alemana Angela Merkel.

Las relaciones de Belgrado con Kosovo -una provincia que se separó de Serbia y obtuvo su independencia en 2008 tras una guerra entre las fuerzas gubernamentales serbias y los separatistas kosovares entre 1998 y 1999- se han deteriorado desde que Pristina impuso aranceles del 100% a los productos serbios después de que Belgrado bloqueara su candidatura a la Interpol.

"Estamos viendo un aumento de la tensión y a veces estas tensiones son alimentadas aquí y allá por potencias externas que tienen interés en asegurarse de que no se encuentre ningún acuerdo", dijo Macron.

"Llegar a un acuerdo implica que cada una de las partes se abstenga de hacer gestos unilaterales y no constructivos y, respecto a esto, los acontecimientos de las últimas semanas han sido motivo de preocupación, y las decisiones que iban en contra de compromisos anteriores deben ser derogadas", afirmó el presidente de Francia.

Vucic preguntó a Macron si podía ayudar a Serbia en su intento de unirse a la Unión Europea, pero el presidente francés no hizo ninguna promesa, reiterando que la toma de decisiones de la UE debe ser más eficiente antes de que otros países se unan al bloque.

En señal de cooperación, Serbia aceptó comprar el misil ligero tierra-aire francés Mistral y ambas partes firmaron una carta de intención para la construcción de un metro en Belgrado.

Belgrado sigue considerando a Kosovo como su propio territorio a pesar de que la mayoría de los países de la Unión Europea y los Estados Unidos lo reconocen como una nación soberana.

La UE ha dirigido las conversaciones entre los dos países desde 2011, que han desembocado en varios acuerdos técnicos, incluido el acuerdo de Bruselas, destinado a normalizar las relaciones e integrar a la minoría serbia en el norte de Kosovo.

Pero en la práctica, los acuerdos eran vagos, y el proceso se desbarató después de varios contratiempos.

Una serie de nuevos contratiempos en los últimos años han provocado la ruptura de las conversaciones, comenzando con el asesinato del político serbio Oliver Ivanović en enero de 2018. A finales de ese año, Kosovo elevó al 100% los derechos de aduana sobre las importaciones procedentes de Serbia, después de que Belgrado bloqueara la candidatura de Kosovo a la Interpol. Además, Kosovo decidió convertir su fuerza de seguridad en un ejército, lo que Serbia considera una amenaza potencial que podría desencadenar una respuesta militar de Belgrado.

En un esfuerzo conjunto de Francia y Alemania, los presidentes de Kosovo y Serbia, Hashim Thaçi y Aleksandar Vučić, acordaron sentarse a la mesa de negociaciones en abril con otra reunión organizada para principios de julio. Pero la reunión fracasó después de que Pristina se negara a eliminar los aranceles del 100% impuestos a Serbia el pasado mes de noviembre.