Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Análisis: "Incertidumbre y ambigüedad" marcan la crisis política en Puerto Rico

Análisis: "Incertidumbre y ambigüedad" marcan la crisis política en Puerto Rico
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

De Ricky renuncia hasta Wanda renuncia. La crisis política en Puerto Rico toma nuevas dimensiones.

A tres días para que sea efectiva la salida de Ricardo Rosselló de la gobernación de Puerto Rico, la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, quien tras la línea de sucesión debía reemplazar al gobernador, afirmó que no tiene interés en dirigir el país. Esto aporta al “carácter de incertidumbre política que está atravesando la isla”, así lo indicó a Euronews José Rivera, profesor de política internacional de la Universidad Sagrado Corazón de Puerto Rico.

“La secretaria de Justicia no tan solo ha expresado su deseo de no ocupar la gobernación, pero también ha sido señalada por irregularidades durante el descargue de responsabilidad como secretaria de justicia, es decir perseguir adversarios políticos utilizando el poder y los recursos de su puesto y al no investigar ciertas irregularidades, señaló Rivera.

La actual secretaria de justicia está siendo investigada por la Oficina de Ética Gubernamental por negarse presuntamente a indagar irregularidades relacionadas con la mala gestión de las ayudas recibidas tras el paso del huracán María en 2017. Igualmente, ha sido acusada por dar contratos gubernamentales a amigos y aliados políticos.

La posibilidad de que Vazquez Garced llegara a la gobernación ha reiniciado los fuegos de indignación de los manifestantes alrededor de la isla, quienes consideran que su llegada al poder sería una continuación de la situación actual bajo el mandato de Rosselló.

WIPR NOTISEIS via REUTERS
Puerto Rico's Secretary of Justice Wanda Vazquez stands next to Governor Ricardo Rossello during a news conference from file video in San Juan, Puerto Rico.WIPR NOTISEIS via REUTERS

El ex secretario de Estado, Luis Rivera Marín, habría sido el siguiente en la línea según la Constitución, pero dimitió la misma semana en la que se filtró un chat en el que se insultaba a figuras públicas. La renuncia de Marín había dejado a Vázquez como la siguiente en la línea para ser Gobernadora, pero su declaración del domingo exacerbó la incertidumbre sobre quién sería el próximo líder de Puerto Rico.

Si la decisión de Rosselló para ocupar el cargo de Secretario de Estado no es aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado de Puerto Rico, las leyes de la isla dictan que el Secretario de Hacienda, Francisco Pares sería el próximo al mando dada la línea de sucesión.

Sin embargo, con 31 años de edad, Pares no podría ser elegido como sucesor. La Constitución dicta que la persona debe tener al menos 35 años para hacerse con el cargo de primer ejecutivo, esto dejaría al Secretario interino de educación, Eligio Hernández, en la línea de sucesión.

Posibles escenarios a la gobernación

“La clase política está hundida en un mar enorme de vaguedad, de incertidumbre y ciertamente de ambigüedad”, expresó el profesor al ser cuestionado por los posibles escenarios que podrían afectar la gobernabilidad en Puerto Rico.

“Existen dos posibilidades, que ella (Wanda Vázquez) renuncie contribuyendo así a la inestabilidad que hay en el gobierno o que asuma el puesto y paso seguido nomine a un secretario de Estado para que, sujeto a la aprobación de Cámara y el Senado, pueda asumir la gobernación cuando ésta decida renunciar en el momento en que ella lo considere oportuno", agregó.

A la espera del nombramiento de un Secretario de Estado, múltiples nombres han sonado dentro de la administración del Partido Nuevo Progresista (PNP). Según el periódico El Nuevo Día, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, dijo estar interesado en gobernar el país.

A pesar de que Rivera Schatz forma parte del mismo colectivo político del gobernador, éste se presenta como “adversario político y cuya relación ha sido bastante irregular con el gobernador”.

Además de Rivera Schatz, se mantienen en carrera el alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, y el ex comisionado residente Pedro Pierluisi.

Sobre Pierluisi, Rivera estima que muchos círculos lo ven como un “candidato idóneo”, pero aparte de haber sido el candidato rival del gobernador en las primarias del 2016, desde la perspectiva de los manifestantes tiene las “manos sucias” por su relación con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

¿Elecciones anticipadas?

“Sería lo ideal pero la Constitución no lo contempla, sería una reivindicación muy particular. Sería igualmente extraordinario salir del ciclo electoral que nos amarra a los Estados Unidos”, insistió Rivera.

En Puerto Rico la forma de gobierno es una de carácter republicano el cual no reconoce unas elecciones anticipadas, como tampoco un mecanismo para destituir la revocación por referéndum de un gobernante. Esto se deriva de la Ley 600 del 3 de julio de 1950, la cual habilita el autogobierno y la creación de una constitución por los propios puertorriqueños. Esta establece la creación de un "gobierno republicano en forma y deberá incluir una carta de derechos".

Esta Ley deberá someterse para su aceptación o rechazo a los electores capacitados de Puerto Rico por medio de un referéndum en toda la isla que deberá celebrarse de acuerdo con las leyes de Puerto Rico. Al aprobarse esta Ley por una mayoría de los electores que participen en dicho referéndum, la Asamblea Legislativa de Puerto Rico queda autorizada para convocar una convención constitucional que redacte una constitución para dicha Isla de Puerto Rico. Dicha constitución deberá crear un gobierno republicano en forma y deberá incluir una carta de derechos.
Artículo 2. Ley Pública 600 del 3 de julio de 1950 de Puerto Rico

“La clase política puertorriqueña no contempla esta opción, ni el liderato del PNP, ni del Partido Popular Democrático - partido de la oposición en Puerto Rico -, porque es una mirada a sus propias vulnerabilidades como clase política”.

El poder de destituir un gobernante en el cargo se reserva al pueblo a través de la Asamblea Legislativa, que en casos puntuales pueden iniciar proceso de residenciamiento “impeachment”. Dicho proceso inicia en la Cámara de Representantes (mayor representatividad), y el juicio político es presidido por la Jueza Presidenta del Tribunal Supremo, Hon. Maite D. Oronoz Rodríguez.

El bipartidismo político a la deriva

Puerto Rico se ha aferrado al bipartidismo político desde hace más de medio siglo tras la constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico (ELA). Tanto el Partido Popular Democrático (PPD) y el Partido Nuevo Progresista (PNP) se han compartido el cargo a través de la historia reciente de la isla, y que cuya responsabilidad de la crisis política y económica cae solemnemente en estos dos partidos.

“Ambas instituciones son responsable de la situación a la que nos encontramos hoy”, indicó Rivera. Mientras que el PNP se encuentra en una olla a presión política, el partido de la oposición podría disfrutar de dicha situación.

Sin embargo, el profesor de la Universidad del Sagrado Corazón entiende que “el PPD no es la salvación, tan responsable son como el PNP de la coyuntura crítica, catastrófica y de la ruina financiera a la que nos han llevado”, puntualizó.

“Ambos partidos han utilizado el status político como excusa para no asumir los problemas del país y acrecentar la crisis, igualmente son dos partidos que carecen de autoridad moral y legitimidad, y definitivamente ambos no cuentan con el consenso del pueblo”.

Movilización histórica

"El verano de 2019", así es como se le conoce la movilización ciudadana que concluyó con la renuncia de un gobernador en la isla. Un hecho histórico y jamás visto en Puerto Rico.

Para muchos puertorriqueños el chat de Telegram entre el gobernador Rosselló y su círculo más íntimo fue la gota que colmó el vaso. Nunca en la historia reciente de la isla se había presenciado una manifestación de tal magnitud.

Una respuesta directa y contundente tras años de corrupción que han dejado en el abismo político y financiero la isla caribeña de 3.2 millones de habitantes.

“Espero que este fenómeno épico se mantenga, y que esta Asamblea de ciudadanos se siga auto convocando y que continúen haciendo un foco de presión enorme a la clase política. Hay que dejarle saber a la clase política que ellos no son dueños exclusivos de Puerto Rico y que deben ante todo procurar una gobernanza equitativa, no sectaria y procurando siempre como norte el bien común de todos los puertorriqueños”, concluyó.