Última hora

Ursula von der Leyen quiere una Comisión "diversa como Europa", pero son todos blancos

Ursula von der Leyen quiere una Comisión "diversa como Europa", pero son todos blancos
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Durante la presentación del equipo de comisarios europeos de Ursula von der Leyen, la nueva presidenta dijo que su Ejecutivo reflejaba "la diversidad de Europa". Sin embargo, también en esta legislatura, todos los comisarios son blancos.

La paradoja se repite en el nuevo Parlamento Europeo, donde los eurodiputados con ascendencia africana, asiática o pertenecientes a minorías étnicas representan tan sólo el 5% del total: 36 de 751. Así lo destaca la Red Europea contra el Racismo (Enar, por sus siglas en inglés) en un estudio publicado tras las elecciones europeas. Según sus datos, en comparación con el 5% de la representación parlamentaria, las minorías étnicas representan el 10% de la población europea.

Eurostat, la Agencia Europea de Estadística, no tiene cifras al respecto, pero un político, que ha dedicado una serie de artículos al tema, estima que al menos 50 millones de los cerca de 513 millones de ciudadanos europeos no son blancos.

El Brexit reducirá, aún más, la diversidad

Además, cuando se produzca el Brexit (si se produce finalmente) la proporción de eurodiputados no blancos se reducirá aún más, al 4%, debido a la salida de los diputados británicos. El número de políticos pertenecientes a minorías raciales en Europa ha aumentado de 18 en la última legislatura a 30 en la actual, pero a partir del 31 de octubre, si se cumplen los augurios de Boris Johnson, puede que desciendan a 24.

"Los diputados británicos aportaron su experiencia y conocimientos en la promoción de la igualdad: un capital que se perderá con el Brexit", dijo a Euronews Sarah Chandler, representante de Enar.

"La única persona negra en la habitación"

Mientras no es raro que los políticos no blancos de Bruselas y Estrasburgo se encuentren a menudo como "la única persona negra en la habitación", es habitual que cuando que los funcionarios y europarlamentarios blancos debaten sobre leyes y expedientes, las personas pertenecientes a minorías étnicas sean los camareros que les atienden o los que limpian la sala después.

La eurodiputada sueca Alice Bah Kuhnke está acostumbrada a ser la única persona negra en la sala. "Siempre ha sido así para mí, no es una experiencia nueva para mí. Fui una de los pocas en el Parlamento sueco con algunos pigmentos adicionales en la piel", explica a Euronews la exministra de Cultura y Democracia de Suecia, elegida ahora europarlamentaria por los Verdes.

Suecia ha presentado la mayor proporción de candidatos no blancos en las pasadas elecciones europeas, España y República checa, la menor. "El problema es grave y es grave que las instituciones y el personal europeo no ofrezcan una verdadera representación de lo que es Europa", señala Bah.

"Nadie puede esconderse: vivimos en un momento en el que la confianza en la política y en los políticos avanza lentamente en la dirección opuesta y necesitamos reconstruir la confianza: una herramienta esencial es asegurarnos de que realmente representamos a quienes votaron por nosotros".

Según Chandler de Enar, sombrero de más de 160 organizaciones antirracistas del bloque comunitario, el problema es que ni el Parlamento Europeo ni la Comisión recogen datos sobre las minorías étnicas. No sólo eso: en las últimas elecciones, los partidos "incluyeron a candidatos de minorías negras o étnicas en las listas, pero muy al final de las listas".

Este hecho también fue confirmado por Alfiaz Vaiya, coordinador del Intergrupo del Parlamento Europeo contra el Racismo, quien expresó al periódico británico The Guardian, antes de las elecciones europeas, el temor de que los partidos progresistas hubieran evitado ponerse del lado de los candidatos de minorías étnicas como abanderados de las listas debido a la conflictiva cuestión de la inmigración.

Razón de la discriminación: "otro"

En 2017, los líderes europeos se comprometieron a promover una estrategia sobre diversidad e inclusión que apuntara a lograr una igualdad de género sustancial entre hombres y mujeres (40%), pero no había rastro de las cuestiones étnicas o raciales. Se habla de mujeres, discapacidad, LGBTI, antigüedad del personal, pero no de diversidad.

"Para trabajar en Bruselas hay que formar parte de una red y pasar una prueba muy selectiva", señala Chandler de Enar. "Dicen que la prueba es meritocrática y anónima, lo cual es cierto, pero siempre se han resistido a introducir encuestas anónimas sobre el trasfondo económico de quienes las solicitan y finalmente las realizan".

"Así que no sabemos si la gente de minorías étnicas no se presenta o no tiene éxito en su aplicación. Hay que recopilar datos para entender dónde está el problema y, una vez identificado, resolverlo".

Un cuestionario anónimo dirigido a los miembros del personal de la Comisión Europea en octubre de 2018, el primero desde la adopción de la Estrategia de Diversidad e Inclusión, preguntaba a los empleados si alguna vez se habían sentido discriminados por motivos de género, orientación sexual, edad o discapacidad. El 60% de los encuestados dijo que cree que la Comisión está trabajando para promover la inclusión: la discapacidad y la orientación sexual "no están entre las principales preocupaciones" de los encuestados, dijo un portavoz de la Comisión a Euronews.

Si leemos entre líneas estos resultados, el problema no es la discriminación por motivos de discapacidad u orientación sexual, sino otro. Según Enar, que tuvo acceso al cuestionario, la preocupación de los empleados de la Comisión se refiere a una percepción de discriminación vinculada al grupo étnico. Esta opción se incluyó en la casilla "otra" que, según Chandler, fue tachada cuatro veces más que las otras.

La Comisión prefirió no compartir los resultados exactos de la encuesta con Euronews.

Chandler apunta una última cuestión. En Bruselas y Estrasburgo, es una práctica común que los nuevos europarlamentarios hereden a los miembros del personal de los salientes a propuesta de las delegaciones nacionales. "Esto crea un sentido de lealtad, pero también es una práctica que sirve como un gran tapón para todas las personas que no forman parte de estas redes y que no tienen conexiones".

Una práctica que, concluye Chandler, sólo alimenta la inmovilidad de un sistema que es impermeable para aquellos que no son parte de la mayoría.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.