Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Más de 10 horas al día por menos de 600 euros al mes: Abuso a discapacitados en el Palacio Real

El Palacio Real, Madrid, España
El Palacio Real, Madrid, España
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) ha denunciado ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Madrid las condiciones laborales en las que trabajaban 61 empleados discapacitados, tanto físicos como psíquicos, en el Palacio Real de España.

Los empleados fueron contratados como auxiliares de sala por la empresa Integra, el centro especial de empleo (CEE) del Grupo Clece. Estos centros tienen como objetivo integrar laboralmente a las personas con discapacidad en el mundo laboral, según la Ley General de Discapacidad.

El sindicato ha explicado en un comunicado que los empleados tenían jornadas laborales de entre diez y once horas diarias - hasta 55 horas semanales- , todas ellas de pie, que la empresa justifica como "horas complementarias", sin remunerar. Algunos de ellos llegaron a trabajar hasta 199 horas en el mes de julio por menos de 600 euros mensuales.

Este grupo de auxiliares del Palacio Real comenzó a trabajar el 1 de julio de este año, y CCOO afirma que no recibieron ningún tipo de contrato laboral durante todo el mes ni tampoco formación previa a la incorporación al puesto. En estos momentos, algunos de ellos todavía no tienen contrato.

Durante las entrevistas para obtener el trabajo, se les garantizó verbalmente que su remuneración sería de entre 800 y 1000 euros mensuales, más horas extra, en turnos rotativos de mañana y tarde, durante cuatro días a la semana.

Sin embargo, en estas jornadas laborales de hasta 11 horas tan solo se otorgaban 45 minutos de descanso para comer. "Las distancias a los comedores y salas de descanso quedan muy lejos y apenas tienen tiempo de descanso real", explica Isabel Galvín, representante de CCOO en la denuncia.

Los empleados tampoco disponen de vestuarios donde poder cambiarse el uniforme, aunque la empresa les aseguró que iba a resolverlo, y se ven obligados a utilizar los baños para visitantes.

Por su parte, la empresa contratante, Clece, ha respondido a Euronews mediante un comunicado y han destacado que estas condiciones laborales afectan "a un número muy limitado de personas", 16 de las más de 75.000 que trabajan en la empresa.

"Desde el primer momento hemos trabajado para que se prestara con el mayor rigor y calidad", afirma Clece. La empresa ha declarado hubieron "errores administrativos" en el proceso de elaboración de nóminas y por las dificultades que entraña "poner en marcha un servicio de estas características".