Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

¿Es malo para la salud comer carne roja? Un nuevo estudio lo pone en duda y desata la polémica

¿Es malo para la salud comer carne roja? Un nuevo estudio lo pone en duda y desata la polémica
Derechos de autor
HR/TC/FW1F/Gareth GDJones/FW1/Li - Reuters
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La carne roja y la charcutería... contraatacan. Un nuevo informe publicado en la revista médica Annals of Internal Medicine genera polémica al negar que comer bistecs, salchichas, chorizos y otros productos derivados sea dañino para la salud. Los autores, investigadores canadienses, españoles y polacos, contradicen la palabra de agencias internacionales como la Organización Mundial de la Salud que ya ha alertado en varias ocasiones de su consumo, relacionándolo directamente con el desarrollo de cáncer colorrectal.

"Si nos basamos en el informe, no podemos decir con certeza que consumir carne roja o procesada provoque cáncer, diabetes o infarto de miocardio", cuenta Bradley Johnson, colíder del estudio y profesor asociado en la Universidad Dalhousie en Nueva Escocia, Canadá.

División de opiniones en la comunidad científica

Los ensayos aleatorios se realizaron a alrededor de 54.000 personas y defienden que se puede continuar comiendo carne roja y procesada de forma moderada, al no existir fundamentos científicos suficientes que prueben sus riesgos. Una afirmación que inquieta a la comunidad científica, que ahora teme que este informe incite aún más su ingesta. Algunos investigadores han pedido que se retire la publicación hasta que se revise de nuevo.

"Dada la creciente demanda de directrices nutricionales basadas en pruebas más sólidas, hemos reunido a un grupo internacional de expertos en investigación nutricional y de la salud para mejorar las recomendaciones sobre las carnes rojas y procesadas. Nos centramos exclusivamente en los efectos en la salud y decidimos no considerar el bienestar de los animales ni las cuestiones ambientales", explica Bradley Johnson.

Las conclusiones del estudio sugieren que se puede comer carne roja y productos derivados según el consumo medio actual, por lo general tres o cuatro veces a la semana para adultos, sin poner por ello la salud en peligro. De la polémica se libran el pollo, el pato y las aves de caza.