Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

La homofobia y los derechos LGTBI alimentan el debate electoral en Polonia

La homofobia y los derechos LGTBI alimentan el debate electoral en Polonia
Derechos de autor
REUTERS/Stoyan Nenov
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Para la comunidad LGTBI, Polonia es el peor ejemplo de política homófoba en el seno de la Unión Europea. Como ya ocurrió en los comicios europeos, los derechos de este colectivo se han convertido en uno de los temas centrales de la campaña de cara a las elecciones legislativas del domingo.

Los ataque contra los homosexuales se multiplican mientras desde el partido gobernante, Ley y Justicia, se define a los gays como "enemigos de los valores de la patria".

"Te atacan por la calle por llevar un pantalón rojo o, simplemente, por parecer gay", denuncia la activista LGTBI Yga Kostrzewa.

A diferencia de la mayoría de los países de la Unión Europea, en Polonia las uniones civiles y el matrimonio entre personas del mismo sexo son ilegales y el gobierno ultraconservador quiere que siga siendo así.

"La familia es una mujer y un hombre, en una relación permanente y con hijos", afirmaba en un mitin Jaroslaw Kaczynski. De hecho, el líder de Ley Justicia considera que la homosexualidad representa una amenaza para la sociedad polaca.

El arzobispo de Cracovia califica a los homosexuales "plaga del arcoíris"

La Iglesia católica es un factor determinante en esta ecuación, en un país en el que la gran mayoría de sus casi 38 millones de habitantes se definen como católicos.

Figuras de la Iglesia han lanzado duros ataques contra las personas LGTBI durante la campaña electoral. En agosto, el arzobispo de Cracovia, la segunda ciudad más grande de Polonia, calificó a la comunidad gay de "plaga del arcoíris".

Algunos sacerdotes no han dudado en aconsejar a los fieles a qué políticos tienen que votar. No en vano, el gobierno polaco financia a la Iglesia Católica y sus contribuciones han aumentado significativamente en los últimos años.

La Izquierda clama por un sociedad tolerante y laica

Para la Coalición de la Izquierda, esta vinculación Iglesia-Estado resulta incongruente hoy día en un país europeo.

"Nuestra coalición, la Izquierda, pide una sociedad más abierta, tolerante y laica. Necesitamos tener la iglesia y el estado divididos, como en el resto de Europa, porque la iglesia ha tenido un impacto demasiado importante en la política polaca durante demasiados años", opina Dariusz Standerski, de la Coalición de la Izquierda.

Las encuestas muestran que la actitud de la población respecto a la comunidad LGTBI está evolucionando positivamente, pese al discurso hostil del partido Ley y Justicia que, según todos los sondeos, seguirá decidiendo el destino de Polonia en los próximos años,