Última hora

La paradoja de llevar una máscara de Joker para protestar contra la injusticia

Un manifestante contra Donald Trump en Minneapolis, EEUU.
Un manifestante contra Donald Trump en Minneapolis, EEUU. -
Derechos de autor
REUTERS/ Jim Urquhart
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

[Atención: el texto destripa partes del argumento de la película 'Joker' de Todd Phillips, 2019]

El estreno de Joker (el Guasón), el tan esperado éxito de taquilla de Todd Phillips, estuvo precedido por la polémica. El tiroteo durante el estreno de "The Dark Knight Rises" en 2012 en Aurora, Colorado, por un asesino vestido como el Joker, el supervillano de los cómics de Batman, estaba en la memoria de muchos. Y los servicios de seguridad estadounidenses se pusieron en guardia al detectar mensajes violentos en foros de Internet.

Muchos analistas también criticaban que la película podía inspirar crímenes en un país demasiado acostumbrado a los tiroteos de masas como Estados Unidos.

Las controversias obligaron a Warner Bros. a emitir un comunicado defendiendo que "una de las funciones del cine es provocar conversaciones difíciles sobre temas complejos".

La película también se centra en gran medida en cómo el Guasón - Joker, inspira una ola de disturbios y protestas en Gotham City; una clásica lucha de clases de los pobres y oprimidos contra los ricos.

Y resulta que, mientras sigue su meteórico ascenso para convertirse en una de las películas más rentables de la historia, 'Joker' se ha estrenado coincidiendo con un periodo excepcional de protestas y manifestaciones en todo el mundo, desde Hong Kong hasta El Líbano, Chile, Ecuador o Cataluña....

Aquí y allá, los manifestantes han aparecido con máscaras Joker o maquillaje inspirado en la película.

Pero, ¿Realmente tiene sentido? ¿Es coherente con las exigencias de los manifestantes de una mayor justicia social, más democracia o independencia?

Bueno, si miramos cuidadosamente el mensaje detrás del guión, tal vez no parece muy acertado usar la imagen del Joker para apoyar una causa.

Existe el precedente de la máscara de Guy Fawkes y V de Vendetta, adoptada por el grupo Anonymous. Pero en aquel caso el personaje original -aunque pueda ser considerado un terrorista- sí tenía un trasfondo político y de lucha contra un sistema fascista y opresor.

En este caso no. Veamos por qué.

REUTERS/Rodrigo Garrido
Un manifestante vestido de Joker conduce una motocicleta durante una protesta contra el gobierno de Chile en Valparaíso, Chile. Octubre 28, 2019REUTERS/Rodrigo Garrido

(Atención, comenzamos a destropar la película)

Finalmente Todd Phillips y Scott Silver nos cuentan la historia de un violento movimiento social de masas que explota inspirado en las razones equivocadas (un triple asesinato), y que toma como líder a una persona con graves problemas psiquiátricos.

El liderazgo ejercido por personas con problemas mentales no es un argumento nuevo ni muy original -es una historia contada desde hace siglos- pero en este caso, es extremo y extremadamente simplista.

La película describe a los manifestantes como descerebrados, ciegos seguidores de un asesino. Y el Joker está contento de convertirse en líder, no por la "causa", no por defender a los oprimidos, sino sólo porque por primera vez en su vida se siente visible y apreciado.

En el primer asesinato con el que Arthur Fleck se convierte progresivamente en El Joker (interpretado por un impresionante Joaquin Phoenix) no está matando a los tres jóvenes encorbatados de Wall Street porque son ricos.

Ni siquiera para defender a la mujer que está siendo acosada en el metro.

Es pura violencia, nacida de su precaria salud mental, su profundo dolor por una vida de exclusión social y la patológica relación con su madre, que también habría padecido enfermedad mental y a la que se representa como responsable de todos los problemas de su hijo, según muchos comentaristas críticos con la cinta.

Otra polémica recurrente en torno a 'Joker' es que supone una defensa -o al menos justificación- del comportamiento misógino de los "incel" (por celibato involuntario, en inglés) que pueblan las redes sociales con su ira hacia las mujeres y son una de las razones de la violencia de género.

Muy, muy lejos de las reivindicaciones de los manifestantes que han salido a las calles de todo el mundo en las últimas semanas.

Por último, muchos críticos de cine señalan que la película es principalmente absurda, sin mensaje y aburrida.

Sea como fuere, parecería que llevar el Joker como bandera en las luchas por la justicia social, la libertad o lo que sea que estés revindicando no parece una idea muy brillante ni pertinente.

REUTERS/Kai Pfaffenbach
Un manifestante vestido como el Guasón discute con la Policía en La Paz, Bolivia, el 25 de octubre pasadoREUTERS/Kai Pfaffenbach
Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.