Última hora

La isla volcánica de Ischia sin un plan de evacuación: "Estamos en manos de Dios Padre"

Casas devastadas tras el terremoto que sufrió Ischia en 2017
Casas devastadas tras el terremoto que sufrió Ischia en 2017 -
Derechos de autor
Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Ischia es uno de los destinos turísticos más populares y una de las islas más famosas del mundo, pero sus 70.000 habitantes viven bajo la amenaza de un posible terremoto o erupción volcánica, sin que haya ningún plan de evacuación establecido.

Una de las perlas del archipiélago napolitano, más grande que Capri y Procida, su turismo se ha desarrollado gracias a sus peculiaridades morfológicas y a sus orígenes volcánicos. Incluso en invierno, los ancianos disfrutan de tratamientos termales mientras que los visitantes más jóvenes y aventureros se deleitan escalando el monte Epomeo, el pico de Ischia que se eleva en las laderas de un volcán submarino activo cuya última erupción se remonta a 1302.

Al caminar por los seis pueblos que se encuentran alrededor de la isla, es imposible no notar las pequeñas nubes de humo blanco que nacen del suelo, emanando de grietas en la tierra que emiten vapor y gas.

"Ischia es una isla volcánica, el puerto está en un antiguo cráter", explica Francesca Bianco, directora de la Sección Nápoles del Observatorio Vesubiano del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología. El INGV monitoriza las variaciones en los parámetros de control en el distrito volcánico napolitano, un área que incluye el Vesubio, Ischia y los Campos Flegreos.

"Por ahora no estamos registrando una dinámica volcánica activa para Ischia, quiero decir que el volcán está activo, pero no hay anomalías. En cambio, estamos asistiendo a una fase de levantamiento y hemos elevado el nivel de alerta para los Campi Flegrei", añadió.

"Vivimos literalmente en llamas"

El volcán submarino no es una preocupación inmediata de los investigadores, pero Ischia debe seguir enfrentándose a las amenazas por movimientos sísmicos que están indirectamente relacionados con su presencia.

En agosto de 2017, la isla sufrió un terremoto que acabó con la vida de dos personas, hubo más de 40 heridos y se destruyeron muchas casas.

"No podemos predecir terremotos, pero conocemos la historia sísmica de la isla", continuó Bianco. "El evento del 2017 no está ligado a fenómenos magmáticos, pero sabemos que, debido a la presencia del volcán y a su peso, la isla está bajando y causando fracturas. Es obvio que la dinámica volcánica aumenta el riesgo sísmico de Ischia".

El terremoto también puso de manifiesto lo difícil que puede ser gestionar una emergencia en la isla. Esa noche, unas 20.000 personas -locales y turistas- llegaron al puerto para ser evacuadas, pero no había suficientes ferris.

Sin embargo, los ischitanos no parecen preocuparse demasiado y se enfrentan al riesgo con un toque de fatalismo típicamente napolitano.

"Vivimos literalmente en llamas, nos ponemos en manos de Dios, qué más podemos hacer", dijo un anciano que vende quesos y mozzarella en la carretera.

"Verás, estamos rodeados por el mar ¿adónde debemos ir? Si hay una erupción, morimos en la isla o en el mar, es imposible salir de aquí rápidamente", dijo otro habitante.

Sin un plan establecido

Fabio Mattera, de la Protección Civil local, aseguró a Euronews que "no hay un plan integrado en la isla para las erupciones y los terremotos", a pesar de que "el choque de 2017 nos pilló completamente desprevenidos".

"No existe un plan integrado en la isla para las erupciones y los terremotos. El choque de 2017 nos ha cogido completamente desprevenidos", explica Fabio Mattera, de la Protección Civil local, mientras me muestra el pequeño quirófano obtenido en un antiguo centro termal utilizado para otras funciones.

"La región de Campania ha publicado recientemente una licitación para que los municipios financien los planes de evacuación. Ahora cada municipio debe elaborar su propio plan", dijo, a la vez que lo calificaba de "absurdo".

"Si hay un desastre afectará a toda la isla por eso la estrategia debe ser común", concluyó.

Francesco Emilio Borreli, consejero regional del Partido Verde, ha criticado la falta de preparación durante años.

"Las tres áreas observadas por el INGV están muy urbanizadas", señaló. "El Vesubio involucra a 700.000 personas, hay un plan de evacuación pero los ejercicios ya no se llevan a cabo."

"En Pozzuoli (Campi Flegrei) han creado un plan de evacuación y han comenzado a hacer algunas pruebas, pero estamos muy lejos de la posibilidad de salvar a 500.000 personas. En Ischia parece que despierta poco interés, quizás piensan que es imposible salvar a sus habitantes", continuó.

Expuestos a una catástrofe

Fenómenos como pueden ser los terremotos y las erupciones volcánicas, son a menudo impredecibles y dependen de la naturaleza, pero algunas de las consecuencias del terremoto de 2017 pueden atribuirse exclusivamente a la acción humana.

Las zonas volcánicas del territorio napolitano han experimentado el auge de la urbanización a lo largo de los años con administraciones que rara vez han conseguido oponerse a la especulación urbanística.

Vesubio, Campi Flegrei e Ischia albergan a más del 1% de la población italiana, que se encuentran expuestos a posibles catástrofes sin posibilidad de evacuación rápida.

Un riesgo de sobra conocido, aún así la población de Ischia creció exponencialmente de 23.511 habitantes en 1861 a 34.201 en 1961 y 64.031 en 2016.

En los últimos 50 años, las zonas urbanizadas de la isla han pasado del 9% de todo el territorio al 30%, cifra tres veces superior a la media nacional, según investigadores de la Universidad de L'Aquila. Incluso el turismo, que se vio afectado por el terremoto, está creciendo de nuevo, con más de 3 millones de visitantes anuales.

"Hay docenas de terremotos de magnitud 4 en Italia. El de Ischia de 2017 es el único que recuerdo haber causado daños similares", explicó Bianco. "El daño de este fenómeno, en este caso, debe atribuirse más a cómo los hombres han decidido construir que a la naturaleza", concluyó.

Una política irresponsable

Para Borelli, la situación es "realmente mortal".

"Tenemos una situación similar a la de Japón, estamos hablando de la zona con mayor número de volcanes en Italia y, al mismo tiempo, la más densamente poblada y altamente urbanizada, con la mayor presión antrópica y la mayor tasa de actividad ilegal", subrayó.

"La ausencia de un plan de evacuación para Ischia se explica por una política irresponsable. La naturaleza es cíclica, sabemos que sufriremos otros terremotos, o una erupción, en un siglo o quizás en un milenio. Por eso mismo, deberíamos tener una política que mire hacia el futuro, pero sería necesario admitir el hecho de que algunas zonas deben ser evacuadas por completo", continuó.

A la orilla del puerto, un pescador dijo a Euronews que se debería crear una administración única para contar con un plan de evacuación único que englobe toda la isla. Por lo tanto, los alcaldes de los seis municipios deberían trabajar juntos.

"Creo que si no lo hacen, la naturaleza hará lo que nosotros no podemos hacer: Epomeo explotará, hará seis lavas de fuego y finalmente lo fusionará en un solo municipio", dijo.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.