Última hora
This content is not available in your region

La Unión Europea quiere participar en el control de armas a Libia

euronews_icons_loading
La Unión Europea quiere participar en el control de armas a Libia
Derechos de autor  ASSOCIATED PRESS
Tamaño de texto Aa Aa

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea se han reunido para analizar la situación en Libia, tras los acuerdos alcanzados en la conferencia de Berlín.

Y más concretamente, han debatido sobre cuál podría ser la contribución europea para hacer respetar el embargo de armas y consolidar el alto el fuego.

"Hay varias posibilidades", ha explica Josep Borrell, jefe de la diplamacia de la UE. "Pero lo cierto es que un alto el fuego requiere que alguien se ocupe de ello. No se puede decir 'esto es un alto el fuego' y luego olvidarse. Hace falta un control del embargo y de las armas."

A la pregunta de si es favorable resucitar la misión Sofía, Borrell responde: "Creo que tenemos que hacerlo, sí".

La misión de vigilancia naval Sophia estuvo mucho tiempo dedicada a neutralizar el tráfico de migrantes. Ahora podría reorientarse hacia el tráfico de armas, para hacer respetar el embargo.

Pero no será fácil, advierten los expertos. "La realidad es que las dos partes implicadas en el conflicto libio son una fusión de milicias polifacéticas", afirma Stefano Marcuzzi, de la NATO Foundation College. "Incluso si los dos líderes se dicen dispuestos a implementar el documento de Berlín, y eso ya es un gran interrogante, ¿qué harán sus seguidores sobre el terreno?"

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea todavía no han adoptado una resolución firme, pero avanzan en este sentido.

"Después de haber analizado la situación y las varias hipótesis sobre lo que puede suceder en los próximos días, los órganos de trabajo del Consejo han recibido el encargo de elaborar propuestas concretas sobre cómo implementar este alto el fuego y hacer cumplir el embargo de armas de la ONU", ha concluido Borrell.

El objetivo ahora es lograr que el alto el fuego se transforme en tregua permanente, para así lanzar un diálogo político. Pero no será fácil. En Libia hay muchos intereses cruzados que derivan tanto de su petróleo, como de su papel como país de tránsito para la migración.