Última hora
This content is not available in your region

¿Dónde ha quedado el 'impuestazo' a la banca con el que el Gobierno pagaría las pensiones?

¿Dónde ha quedado el 'impuestazo' a la banca con el que el Gobierno pagaría las pensiones?
Derechos de autor
Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved - Manu Fernandez
Tamaño de texto Aa Aa

Sin que le temblase la voz y con la mirada fija en los periodistas, Pedro Sánchez anunciaba un impuesto extraordinario a la banca. “Los españoles contribuyeron con el sudor de su frente al rescate de la banca, por lo tanto, es justo que ahora sea la banca quien ayude a sostener el sistema de pensiones”. Era enero de 2018 y Sánchez se erigía como líder de la oposición al Gobierno de Mariano Rajoy.

Tenía planeado recaudar 1.000 millones al año que irían a parar a las arcas de la Seguridad Social, reduciendo así su déficit. La idea era implementar dos impuestos: uno extraordinario que gravase el beneficio de la banca y otro a las transacciones financieras, el conocido como tasa Tobin.

Esta propuesta no era nueva entre los partidos de izquierdas. Unidas Podemos e Izquierda Unida ya lo incluían en sus respectivos programas electorales. De hecho, tras el anuncio del ‘impuesto extraordinario a la banca’ la formación liderada por Pablo Iglesias se apresuró a afirmar que ellos ya contemplaban dicho impuesto desde las elecciones que tuvieron lugar en 2016.

Por su parte, el líder de los socialistas había trazado una hoja de ruta -con un marcado perfil de izquierdas- con la intención de robarle votos a Unidas Podemos. Su llegada a Moncloa estuvo marcada por la confrontación con el sector bancario, pero a medida que avanzaban los meses, la idea de implantar el ‘tasazo bancario’ se fue diluyendo.

Su desaparición se confirmó en el preacuerdo de coalición exprés que firmaron los socialistas con la formación liderada por Pablo Iglesias el pasado noviembre. La propuesta 265 del programa electoral de Unidas Podemos, que hacía referencia al impuesto, fue tachada en su momento por fuentes socialistas de carecer de sentido.

Más concretamente, la medida sugería: “Establecer un impuesto a la banca que aumente en 10 puntos el tipo impositivo de las entidades financieras en el impuesto sobre sociedades para recuperar el rescate bancario de 60.000 millones de euros que hicimos todos los españoles a la banca”. Fuentes conocedoras de las negociaciones admitieron en declaraciones al diario Público que la negativa del PSOE a llevar a cabo el impuesto a la banca había sido infranqueable.

Impuesto a la banca: ¿la mejor forma de financiar las pensiones?

Eduardo Garzón, profesor de economía de la Universidad Autónoma de Madrid, considera que el impuesto extraordinario a la banca carece de sentido. No por el hecho de tasar a la banca –lo cual le parece razonable- sino porque está ligado a la obtención de financiación para pagar las pensiones.

Con las pensiones se debería consolidar todo el tipo de ingreso público y dejar de segmentar la cesta de financiación. Por ejemplo, tal y como está establecido el sistema, por un lado, están los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y, por el otro, los ingresos de la Seguridad Social”.

“De esta forma, argumentan que el sistema público de pensiones es insostenible, porque la Seguridad Social está en números rojos, pero no se dice lo mismo con respecto a la Corona o a la defensa. En otros países europeos no se distingue entre un tipo de fuente de financiación o de otra”, explica.

Crear un impuesto específico para financiar las pensiones, ahonda en el problema de creer que las pensiones solo se pueden pagar con un tipo de ingreso específico
Eduardo Garzón
Economista

“Crear un impuesto específico para financiar las pensiones, ahonda en el problema de creer que las pensiones solo se pueden pagar con un tipo de ingreso específico, en vez de con todos los ingresos generales que obtiene el Estado”, sintetiza el economista.

Tras el anuncio que hizo el PSOE sobre el impuesto, la banca argumentó que este tipo de medidas restaban competitividad a las entidades financieras españolas frente a las europeas. Garzón señala que la banca española lleva muchos años obteniendo beneficios del Estado y pone como ejemplo los créditos fiscales.

“Durante los primeros años de la crisis, ningún gran banco pagó impuestos porque tenían créditos fiscales a su favor y estaban bonificados. Cinco años en los que no pagaron ni un euro en impuestos. La banca tendría que tenerlo en cuenta, se le da un margen importante de competitividad”.

Presiones de la banca

Sobre este cambio de opinión, Eduardo Garzón apunta a que los tiros pueden venir por las posibles presiones recibidas: “El PSOE siempre ha sido mucho más sensible a las presiones de la banca y de la élite económica. Cualquier tipo de globo sonda que se vea contrarrestado con mucha fuerza por parte de los grandes capitales, puede hacer que muchos dirigentes del partido socialista se debiliten o se ablanden y acaben convenciéndose de que no es una batalla que quieran librar”.

El PSOE siempre ha sido mucho más sensible a las presiones de la banca y de la élite económica
Eduardo Garzón
Economista

Hemos visto durante muchísimos años que el Partido Socialista ha llevado a cabo muchas medidas en beneficio de las grandes empresas y concretamente de los bancos, con lo cual, no nos tendría que extrañar que cualquier medida que se tome por su parte en contra de la banca no sea muy radical”, añade el economista.

En este punto coincide Rubén Sánchez, de FACUA -la plataforma en defensa de los consumidores-. Asegura que “cada vez que se anuncia una medida de calado que va a causar un perjuicio a un sector empresarial importante -y en este caso estamos hablando nada más y nada menos que de la banca- siempre hay presiones. Si hoy en día el Gobierno de coalición ha borrado la puesta en marcha, puede ser fruto de presiones”.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.