Última hora
This content is not available in your region

Golpes, porrazos y malos tratos: el Consejo de Europa pone el foco en las cárceles catalanas

Golpes, porrazos y malos tratos: el Consejo de Europa pone el foco en las cárceles catalanas
Derechos de autor
AP - Manu Fernandez
Tamaño de texto Aa Aa

Primero fueron los propios internos de las cárceles catalanas los que denunciaron torturas y maltratos. Un año más tarde, alzaron la voz las madres de los presos cansadas y enfadas por el trato que reciben los reclusos y la falta de explicaciones por parte de la Generalitat. Los últimos en señalar la situación han sido los miembros del Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) del Consejo de Europa en un exhaustivo informe publicado esta misma mañana.

El informe, basado en una visita realizada en septiembre de 2018, detalla las “condiciones inaceptables” en las comisarías de los Mossos d’Esquadra. Situaciones que incluyen falta de luz natural, iluminación artificial insuficiente, mala ventilación y acceso inadecuado a agua potable o a productos de higiene corporal.

“Una de estas comisarías es Les Corts, el centro de detención más grande de Barcelona. La única fuente de agua es el baño y, obviamente, los detenidos no van a utilizarlo para beber o para lavarse. Tuvimos un montón de quejas por su parte, porque la cantidad de agua que recibían era insuficiente”, subraya Mark Kelly, vicepresidente del Comité para la Prevención de la Tortura en declaraciones a Euronews.

En Les Corts, el centro de detención más grande de Barcelona. La única fuente de agua es el baño y obviamente los detenidos no van a utilizarlo para beber o para lavarse
Mark Kelly
Vicepresidente del Comité para la Prevención de la Tortura

“Al no haber dispensadores de agua, para poder beber tienen que pedirla expresamente a los policías. Las quejas que hemos recibido aseguran que este método no estaba funcionando correctamente, los detenidos no recibían suficiente agua para beber”, añade.

Las autoridades españolas han refutado este punto y han asegurado que esto es un caso aislado y que cualquier detenido que quiera agua potable la puede conseguir con facilidad. Kelly afirma que su informe recogió un número importante de quejas en este aspecto y como solución proponen que haya una inversión que se destine a renovar las comisarías.

Según este mismo informe, aunque en general la situación de las cárceles catalanas no es mala, sí se han registrado reiterados casos en los que los presos han recibido golpes y puñetazos en la cabeza y en el cuerpo, inmovilizaciones durante horas y celdas que literalmente “apestan” en palabras de Kelly.

Llama la atención el “bocadillo”, un método no autorizado por el cual se inmoviliza al recluso mientras recibe golpes con la porra. El comité ha recibido varias denuncias sobre el uso de este método que consiste en esposar tanto las muñecas como los tobillos de la persona y ponerla entre dos colchonetas atadas con velcro.

El acento en las mujeres

Una de las preocupaciones que este informe pone sobre la mesa es que las mujeres “tienen necesidades y vulnerabilidades biológicas específicas de género”. Las autoridades del informe explican que la mayoría de las presas consultadas durante la visita dijeron haber sido tratadas correctamente, pero existen algunas alegaciones de “maltrato físico y excesivo uso de la fuerza”. Especialmente en las cárceles de Brians 1 (Martorell) y Ponent (Lleida).

Tiene que haber un mayor reconocimiento de las necesidades específicas de las mujeres, en especial aquellas que han sido víctimas de abusos sexuales o de malos tratos. Estas vulnerabilidades se tienen que tener en cuenta, especialmente en el momento de la admisión a prisión”, detalla Kelly.

Desde el comité proponen elaborar un programa de apoyo psicológico y asesoramiento para mujeres víctimas de violación, abuso sexual y otros tipos de violencia de género.

“Las autoridades han reconocido que esta situación debe mejorar, pero no hay recursos suficientes, así que continuaremos presionando para que los presos cuenten con mejores condiciones”, concluye el vicepresidente de CPT.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.