Última hora
This content is not available in your region

Sorpresa, bofetón y caos en el 'caucus' demócrata de Iowa, cuyo recuento encabeza Pete Buttigieg

euronews_icons_loading
Gene J. Puskar
Gene J. Puskar   -   Derechos de autor  Gene J. Puskar   -   Gene J. Puskar
Tamaño de texto Aa Aa

Sorpresa, revés y bofetón en toda regla en las primarias demócratas celebradas del pasado lunes en Iowa (EEUU). La sorpresa la ha dado el joven Pete Buttigieg, que con el 71% de las circunscripciones escrutadas, encabeza el recuento con un 27% de los votos. El revés lo ha sufrido el veterano Bernie Sanders, que lucía la vitola de favorito en este Estado de la "América profunda" y está dos puntos por detrás. Y el bofetón se lo han llevado, en primer lugar, los votantes, debido a los fallos técnicos y al caos que han acompañado al primer caucus de la carrera demócrata para nominar a su candidato a las elecciones presidenciales de Noviembre.

Avergonzado tras dos días sin resultados definitivos y fallos en el sistema informático, el presidente del partido Demócrata en Iowa, Troy Price, pedía perdón por unas circunstancias que ha calificado de "inaceptables. Me disculpo profundamente", afirmó.

Pero quien se ha llevado el verdadero bofetón ha sido Joe Biden, exnúmero dos de la administración Obama. Biden, favorito en esta carrera de fondo cuyo ganador disputará la presidencia a Donald Trump, ocupa la cuarta posición, por detrás de Elizabeht Warren. Mientras tanto, visto lo visto en Iowa y desde la cresta de la ola de su popularidad, según las encuestas, Donald Trump se frota las manos...

Dos días de caos

La victoria en ciernes de Pete Buttigieg, exalcalde de South Bend, en Indiana, tiene como telón de fondo el lamentable espectáculo dado por la organización de las primarias demócratas en Iowa, que han sido incapaces de ofrecer el nombre del ganador en los 'caucus' celebrados el lunes.

En un principio, los resultados se esperaban el lunes alrededor de las 22.00 hora local (04.00 GMT del martes), ante la expectación nacional, dado que el pequeño estado del medioeste de EEUU es el primero en el que los aspirantes se ven con los votantes y tiene valor de test, dandóse al vencedor en este estado como 'favorito' para acceder a la candidatura de su partido.

Pero el uso de una nueva aplicación móvil para reportar los resultados, y que no había sido probada previamente, parece haber sido la causante de la confusión generada entre los responsables de las asambleas y de haber provocado el retraso.

El fiasco en la organización de estas primarias demócratas se ha convertido en munición y motivo de ataques por parte de los republicanos, el primero de ellos el presidente Trump.

"Los demócratas siempre culpan a RUSIA, RUSIA, RUSIA en vez de su a propia incompetencia por su desastroso voto, ¿esto acaba de ocurrir en el Gran Estado de Iowa?", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Iowa, un estado rural con apenas 3 millones de habitantes, concentra cada cuatro años la atención tanto dentro como fuera del país, ya que es el primer asalto en la contienda electoral de EEUU. Iowa mantiene la tradición desde 1972, pero en los últimos años habían crecido las voces críticas que reprochaban que el estado, mayoritariamente blanco y rural, no reflejaba la realidad de los Estados Unidos del siglo XXI.

Las segundas primarias se celebran el próximo martes en el estado de New Hampshire, en la costa este.

Buttigieg insiste en autoproclamarse vencedor

"Ya conocemos los resultados de la mayoría de circunscripciones, y muestran a nuestra campaña en primer lugar", celebró Buttigieg, durante un mitin de campaña en Laconia, en Nuevo Hampshire, que la semana que viene se convertirá en el segundo estado en votar.

Buttigieg, que a sus 38 años es el precandidato demócrata más joven y el primer aspirante presidencial serio que es abiertamente gay, se impuso en muchos de los condados rurales de Iowa, donde la población es más moderada, según un mapa elaborado por el diario The New York Times.

Mientras, Sanders va ganando en el condado donde se encuentra la capital de Iowa, Des Moines, así como en algunos donde se concentra una mayor población latina.