Última hora
This content is not available in your region

'Adam', de Maryam Touzani, o la lucha de la mujer contra el machismo en Marruecos

euronews_icons_loading
'Adam', de Maryam Touzani, o la lucha de la mujer contra el machismo en Marruecos
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Es bella e intensa. Adam, la ópera prima de la directora marroquí Maryam Touzani, cuenta la historia de dos mujeres, una joven embarazada en plena huida y una viuda que regenta una modesta pastelería y cría sola a su hija.

"Quería que mi cámara estuviera muy cerca de los personajes, que olvidáramos que esta cámara existe, que realmente pudiéramos penetrar en sus almas, en su interior", explica Maryam Touzani. "Ser ellas durante hora y media para poder comprenderlas. Penetrar en su intimidad sin ser mirones, romper las barreras entre nosotros, el público y esas dos mujeres".

El filme fue presentado en la sección oficial Una cierta mirada de Cannes. Desde entonces ha recorrido varios festivales.

Touzani es una artista emancipada, autora junto a su marido Nabil Ayuch de Much Loved, una cinta sobre prostitutas de Marrakech. Y también ha protagonizado Razzia, donde interpreta a una mujer que se niega a aceptar el dominio social masculino.

"Lo que siento sobre todo es el deseo de hacer que las cosas avancen. Y siento también que las mujeres marroquíes están hartas. Hemos llegado a un momento en el que queremos tener nuestro futuro en nuestras manos. Y queremos gritarlo alto y claro
Maryam Touzani
Directora de cine

"Lo que quería contar por encima de todo es cómo estas dos mujeres acaban calmándose una a otra, cómo acaban mirándose, entendiéndose, poniendo a la otra cara a cara con sus propias verdades, sus heridas, sus penas y sus alegrías, que a veces no pueden ve", continúa Touzani. "Cara a cara, por tanto, con la vida real. Porque estas dos mujeres huyen por diferentes razones, y se encuentran en esa huida y van a ser capaces de enfrentarse a la vida juntas".

A pesar del ser un tema polémico en su país, el filme fue estrenado en Marruecos. Tuvo una buena acogida, dando lugar a muchos debates en una sociedad todavía muy machista.

"Es una chica que se escapa de su pueblo para ocultar su embarazo. Es una niña que podría haber abortado si hubiera tenido la posibilidad. Pero no la tuvo porque el aborto es aún ilegal en Marruecos. Lo que siento sobre todo es el deseo de hacer que las cosas avancen. Y siento también que las mujeres marroquíes están hartas. Hemos llegado a un momento en el que queremos tener nuestro futuro en nuestras manos. Y queremos gritarlo alto y claro. Es algo muy bonito de vivir".

La historia de Abla y Samia se estrenará próximamente en varios países europeos.