Última hora
This content is not available in your region

Cientos de voluntarios se vuelcan en servir a los médicos de Wuhan

euronews_icons_loading
Cientos de voluntarios se vuelcan en servir a los médicos de Wuhan
Derechos de autor  CCTV
Tamaño de texto Aa Aa

Wuhan es estos días el foco absoluto de la atención mundial. Pero también es el escenario de una serie de actos altruistas que merecen ser destacados. Por orden del Gobierno, en la ciudad china está prohibido circular a no ser que sea absolutamente imprescindible, y el servicio de transporte público ha sido toralmente cancelado, lo que supone un serio problema para aquellos que más están trabajando estos días: los médicos.

Ante tal situación, cientos de conductores anónimos se ha ofrecido como voluntarios para trasladar a los cerca de 60.000 empleados de la sanidad hasta los hospitales donde donde hacen frente al COVID-19.

Liu Wei es uno de ellos. Tras haber enviado a su esposa y a su hijo a casa de sus padres, hace cada día las labores de chófer, guardándose bien de desinfectar el vehículo tras cada viaje:

"Creo que todos mis esfuerzos valen la pena, siempre y cuando la epidemia se resuelva rápidamente", dice Liu. "Los médicos tienen que trabajar mucho más que yo. Ahora son la gente más admirable de Wuhan. Proporcionarles transporte es lo menos que puedo hacer por ellos".

Lee: China anuncia que baja el nivel de contagios por coronavirus.

Pero no solo chóferes. Los médicos de Wuhan también cuentan con el respaldo desinteresado de establecimientos como la cafetería Wakanda, que se encarga cada mañana de hacer llegar a tres hospitales un total de 500 cafés, todos ellos con sus respectivos mensajes de ánimo y agradecimiento hacia los héroes de Wuhan: "Escribimos mensajes como 'Eres el mejor', "Gracias por tu trabajo" o "Sigue luchando, Wuhan", cuenta la encargada del local.

La cafetería Wakanda es una de los pocos negocios que permanecen abiertos en la ciudad China, donde no todo es miedo o pesimismo. Con actos como estos Wuhan se muestra dispuesta a despertar de su pesadilla.