Última hora
This content is not available in your region

La eutanasia a debate: "Si veo sufrir a mi familia quiero morirme y quiero tener ese derecho"

euronews_icons_loading
La eutanasia a debate: "Si veo sufrir a mi familia quiero morirme y quiero tener ese derecho"
Derechos de autor  Lola Dorada, enferma de ELA
Tamaño de texto Aa Aa

Lola no puede caminar sin la ayuda de un andador, tiene limitaciones físicas y necesita un respirador. Pero aún puede hablar, por eso, se considera una afortunada. Tiene el privilegio -así lo define ella- de tener una evolución lenta de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa que acaba paralizando todos los músculos del cuerpo. Solo el 10% de los enfermos tienen esta variación atípica que alarga la esperanza de vida hasta diez años. Para el resto, se reduce entre los tres y cinco años.

El diagnóstico fue un impacto tremendo, aún así Lola se queda con intentar disfrutar día a día, aunque viva en una eterna cuenta atrás. “Hay quien no puede hablar, ni reír, ni abrazar”, cuenta en una entrevista a Euronews.

Ella aún puede hacer todas estas cosas, pero lo tiene claro: “Ahora mismo tengo calidad de vida, me puedo seguir moviendo, pero cuando no pueda mover más que los ojos no sé si tendré ganas de seguir viviendo”.

España debate acaloradamente en el Congreso la tramitación de una ley que permita y regule la eutanasia, mientras los enfermos piden que se les escuche. “Si llega un momento en el que puedo mover los ojos y transmitir fuerza e ilusión así lo haré, pero si estoy haciendo sufrir a mi familia porque estoy deprimida y sin fuerzas, quiero morirme. Y quiero tener ese derecho y esa libertad con la ley aprobada”, asegura Lola.

Si llega un momento en el que estoy haciendo sufrir a mi familia porque estoy deprimida y sin fuerzas, quiero morirme. Y quiero ese derecho y esa libertad
Lola Dorado
Enferma de ELA

Es la tercera vez que la cámara se divide ante la proposición de ley, con la diferencia de que, en esta ocasión, la tramitación salió adelante con 201 votos a favor y 104 en contra, entre ellos los del Partido Popular y Vox. Lo que establece la redacción del texto es que el enfermo podrá poner fin a su propia vida, en el caso de que padezca un sufrimiento físico o psíquico insoportable, y no tenga esperanzas de curación, aunque no se enfrenten a una muerte inminente.

El bronco debate que protagonizaron los partidos políticos en el hemiciclo contrasta con la opinión del sector sanitario. La última encuesta realizada revela que el 70% de los médicos están a favor de que se tramite la eutanasia. Lola recuerda que esta discusión no tendría que ser una división entre la derecha y la izquierda: “Creo que estos temas no tienen que politizarse. Se deberían respetar ambas posturas”.

“A pesar de que soy católica, no comparto la opinión de la Iglesia. No hay que sufrir, hemos venido a vivir. Si pienso en alguien que psicológicamente está sufriendo tanto que no quiere seguir viviendo, yo no soy nadie para decirle que siga viviendo. Él tiene derecho a elegir”, añade.

Y asegura que conoce casos de personas con un sufrimiento emocional y físico tan insoportable que para acabar con él se han quitado la vida. Es por esto, que Lola cree que es necesario la existencia de una ley que permita a cada persona decidir libremente.

“Seguiré luchando hasta que no tenga fuerza en la voz para decir que tenemos derecho a una vida digna, con más recursos sanitarios, y a poder decidir si queremos vivir o no”, sintetiza.

Portugal: recta final para legalizar la eutanasia

El país debate por segunda vez, este mismo jueves, la despenalización de la eutanasia. La primera votación, en el año 2018, fue muy ajustada. La ley no puedo ser aprobada por tan solo cinco votos. No obstante, tras las elecciones en octubre, la proposición cuenta con más apoyos, entre ellos el Bloco de Esquerda y el Partido Socialista que contarán con el apoyo de formaciones ecologistas.

En la anterior votación, los principales detractores de esta ley fueron tanto las formaciones de centroderecha como el Partido Comunista. Las cuentas no suman en esta legislatura para que lleguen al número necesario de votos y bloqueen la proposición. Juntando a sus diputados contarían con 97 votos frente a los 133 a favor.

Según una encuesta elaborada por el Instituto Universitario Egaz Moniz, el 50,5% de los portugueses estaría a favor de la eutanasia, mientras que el 25,6% estaría en contra. La Iglesia Católica portuguesa, uno de los principales actores en contra de que se apruebe la ley, está presionando para que la medida se vote en un referéndum con el objetivo de frenar el proceso legislativo. La ley portuguesa establece que una consulta popular solo es válida si participa el 50% del censo, algo que no es muy común.

La ley del aborto también fue sometida en su momento a varios referéndums y en ambos casos la participación no llegó al 50% necesario. Si la ley de eutanasia consigue los votos necesarios esta tarde, Portugal se convertiría en el cuarto país en Europa en legalizarlo.