Última hora
This content is not available in your region

El coronavirus provoca las noches más oscuras de Milán

euronews_icons_loading
El coronavirus provoca las noches más oscuras de Milán
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Lo que parecía una pesadilla de película de ficción es una realidad cuya zona cero está a menos de una hora en coche de Milán, una urbe en la que viven casi cuatro millones de personas. El miedo al coronavirus ha mutado el rostro de la capital financiera italiana. Sus calles están vacías, muchas tiendas cerradas y buena parte de sus habitantes llevan mascarillas en un intento de protegerse de ese enemigo invisible que parece que les persiguiera todo el tiempo y en todas las conversaciones:

"Estamos tratando de no pensar en ello, deseando que termine pronto, pero te entra el pánico cuando escuchas a cualquiera hablar del tema, en la calle, en casa o con los amigos. Es realmente difícil entender cómo hay que afrontar esto", confesaba un vecino de la ciudad.

Las farmacias están en cierto modo en la primera línea del frente de la lucha contra el coronavirus. Algunos farmacéuticos están agotados:

"Esta situación exige mucho de nosotros y no queremos mostrar cansancio ni hartazgo, porque es difícil seguir diciendole a la gente que nos hemos quedado sin máscaras. Tenemos que ser profesionales y dar el trato y los consejos correctos a todos nuestros clientes", explicaba una boticaria.

También se sienten vulnerables los taxistas, que están en contacto permanente con desconocidos:

"Aireamos el coche, desinfectamos las superficies que han tocado los clientes y seguimos trabajando", resumía un conductor al volante de su taxi.

La vida nocturna de Milán, famosa por su intensidad, ha desaparecido, y, parece mentira que hace apenas unos días hubiera en sus calles un bullicio constante de personas entrando y saliendo de establecimientos de ocio. Pero sus cines, teatros y museos han cerrado sus puertas durante al menos una semana y la urbe más animada de Italia se asemeja, en estos días oscuros, a una ciudad fantasma.

"Las disposiciones de la región de Lombardía establecieron el cierre de todos los bares y las discotecas a partir de las seis de la tarde del lunes. Estamos en Navigli, el corazón de la vida nocturna de Milán y este es el resultado, prácticamente está desierto. ¿El pánico al coronavirus atrapará a los milaneses? Lo veremos en los próximos días", concluía desde Milán la reportera de euronews Marta Brambilla.