Última hora
This content is not available in your region

Desarrollan un sensor que sabe el estado óptimo de consumo de los alimentos

euronews_icons_loading
Desarrollan un sensor que sabe el estado óptimo de consumo de los alimentos
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En la UE cada año se desperdician casi 90.000 millones de kilos de alimentos, la mayor parte, como consecuencia de que los consumidores no pueden saber si siguen siendo buenos después de la fecha de caducidad. Pero, ¿y si hubiera un sensor capaz de "oler" la comida para saber si está estropeada sin abrir el paquete?

¿En qué consiste esta nueva tecnología?

Lotta Kuuliala, es investigadora de microbiología en Universidad de Gante y apunta: "Utilizamos métodos microbiológicos para examinar el crecimiento microbiano dentro de los productos alimenticios, métodos químicos para determinar las concentraciones de los compuestos volátiles y evaluaciones sensoriales por parte de expertos del olfato".

Un sensor que se está desarrollando dentro de un proyecto muy innovador se encargará de detectar los compuestos volátiles producidos por los alimentos.

Frank Devlieghere, es microbiólogo en la Universidad de Gante y señala: "Es un proyecto multidisciplinario. Necesitamos especialistas en alimentos y en deterioro de alimentos, por otro lado necesitamos investigadores que sean capaces de miniaturizar, de fabricar los minichips que hacen posible esta tecnología"

El proyecto, llamado Terafood, ha contado con la participación de socios de 4 ciudades del norte de Francia y de Bélgica durante 4 años, con una inversión total de 2 millones de euros, la mitad de los cuales proceden de la Política de Cohesión Europea.

En la búsqueda del sensor más pequeño

Para miniaturizar el sensor, los investigadores de Lille utilizan silicio, un material común y barato. En este momento, el microchip sólo puede ser leído con una máquina pesada y cara, pero los científicos sueñan con algo más grande.

Marc Faucher es el director del grupo de Nano y microsistemas en CNRS y destaca: "Al final de su desarrollo tecnológico, este microsistema tendrá su propio método de detección que será examinado a distancia, de modo que sea posible usarlo en el lugar sin la necesidad de grandes equipos de laboratorio".

Llevará tiempo desarrollar un sensor capaz de "oler" todo tipo de alimentos, pero según el coordinador del proyecto, esta tecnología, basada en las ondas teraherz, que nunca se había probado antes, ya está dando buenos resultados.

¿Para cuándo?

Mathias Vanwolleghem se encarga de coordinador el proyecto en CNRS y subraya: "Estamos a punto de hacer las primeras pruebas para simular cómo funcionaría el sensor en un paquete de comida real. Creemos que tendremos una primera demostración de la viabilidad de esta nueva tecnología en el verano de 2020"

Los científicos piensan que en 5 años las primeras máquinas podrían estar en el mercado para su uso industrial. Los consumidores tardarán más tiempo en tener una aplicación en sus teléfonos capaz de decirles si su salmón sigue siendo lo suficientemente bueno para hacer sushi.