Última hora
This content is not available in your region

Médicos italianos "obligados" a priorizar en la UCI a pacientes con mejores posibilidades

Luca Bruno/Copyright 2020 The Associated Press
Luca Bruno/Copyright 2020 The Associated Press   -   Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Un enfermero en el corazón del brote de coronavirus en Italia dice a Euronews que los hospitales están bajo tanta presión que tienen que dar prioridad a los pacientes con mejores posibilidades de supervivencia.

Mauro D'Ambrosio, que trabaja en el Hospital Fatebenefratelli en Milán, nos explica esta situación mientras el número de muertos con coronavirus en el país supera las 1.000 personas.

Dice que los enfermos de coronavirus pasan más de 15 días en cuidados intensivos, mucho más tiempo que la media de cinco a seis días de otros pacientes. Esto está suponiendo un enorme problema de rotación que está desbordando los hospitales.

"Si entendemos que el paciente tiene un grave problema de salud hasta el punto de no tener ninguna posibilidad [de vivir] y necesitamos dar la cama o desviar los recursos a alguien que tenga más posibilidades de sobrevivir esta es una elección que - a pesar de ser éticamente difícil de aceptar - desde un punto de vista clínico se puede hacer para dar la posibilidad de sobrevivir [a alguien] en comparación con alguien que tendría cero posibilidades", dice D'Ambrosio.

Enfermeros: "Estamos muy cansados y asustados"

D'Ambrosio es miembro del sindicato italiano de enfermería. "Nuestro personal está bajo mucho estrés", añade. "En algunas salas del hospital, la proporción entre pacientes y enfermeras es de uno para 12-14, mientras que debería ser de uno para 6. Como la UCI requiere más enfermeras, otras salas no tienen el personal necesario para atender a los pacientes".

Monica Trombetta, una enfermera que trabaja para el mismo sindicato en Como, dijo a Euronews que "estamos muy cansados y asustados. Los decretos del gobierno cambian todos los días. El personal no tiene directrices claras para hacer frente a este nuevo virus y se siente un poco abandonado - no por nuestro hospital, pero es como un sentimiento general. Las enfermeras tienen miedo de ir a casa y potencialmente infectar a sus familiares".

Ambos señalan que el personal del hospital también está en cuarentena más a menudo ya que muchos están en contacto directo con los pacientes. Esto crea un mayor estrés en el sistema.

Otra enfermera que prefiere no publicar su nombre y que trabaja en otro hospital de Lombardía, la región italiana más afectada por COVID-19, dijo a Euronews que la situación era "nefasta" y mucho peor de lo que se está retratando en los medios de comunicación.

En declaraciones a Euronews, dijo: "Tenemos cientos de casos en nuestro hospital. La mitad de nuestro bloque quirúrgico se ha dedicado a los pacientes de COVID-19. La situación es grave".

"Los anestesistas, a pesar de que le restan importancia a los medios de comunicación, tienen que elegir a quién le ponen la máquina de ventilación y a quién no".

Italia tiene ahora más de 10.000 casos de coronavirus con más de 1.000 muertes. El país está bloqueado, con viajes restringidos y lugares de trabajo, tiendas y edificios públicos cerrados.

En medio de una oleada de casos, el sistema sanitario italiano está en un punto de inflexión, con el personal médico describiendo las condiciones caóticas de los hospitales con pocos recursos.

Un médico italiano de 60 años, Roberto Cosentini, dijo al periódico italiano La Repubblica que entre 60 y 80 personas infectadas acuden a su hospital diariamente.

"Si esta nueva ola no disminuye, el sistema de salud se dirige hacia el colapso: desencadenado por lo que podemos comparar con una catástrofe natural", dijo.

"Ya se ha ido"

"Todos los días entre las 4 y las 6 de la tarde llega una conmoción, es decir, una ola de urgencias concentradas. Una situación similar ocurre sólo durante los terremotos".

Christian Salaroli, un anestesista reanimador en Bérgamo, dijo alperiódico Corriere della Sera que la situación era "como la guerra".

La supervivencia, dijo, "se decide por la edad, y por las condiciones de salud".

Muchos pacientes de COVID-19 son tratados con intubación, por la cual se bombea oxígeno a los pulmones a través de un tubo.

Salaroli dijo que los pacientes más graves se vuelven hipóxicos, lo que significa que ya no tienen suficientes niveles de oxígeno en su cuerpo. En ese momento, dijo, los médicos se ven obligados a retirar la intubación y aceptar que el paciente va a morir.

"Desafortunadamente hay una desproporción entre los recursos del hospital, las camas de la UCI y las personas gravemente enfermas, no todos están intubados", dijo.

"Si una persona de entre 80 y 95 años tiene una insuficiencia respiratoria grave, probablemente no procederá. Si tiene una insuficiencia multiorgánica de más de tres órganos vitales, significa que tiene una tasa de mortalidad del cien por cien. Ya se ha ido".

"Esta también es una frase terrible. Pero desafortunadamente, es verdad. No estamos en condiciones de tentar a los llamados milagros. Es una realidad".

Se necesitan iPads para que la gente no muera sola

Mientras tanto, los pacientes mueren solos después de una última videollamada con sus seres queridos.

La doctora Cortellaro, jefa de la sala de emergencias del hospital Borromeo, le dijo a Il Giornale.

"¿Ves la sala de emergencias? Los pacientes de COVID-19 entran solos, ningún familiar puede acompañarlos y cuando están a punto de morir lo sienten. Están lúcidos, no entran en narcolepsia".

"Es como si se ahogaran, pero con tiempo suficiente para entenderlo".

Describió a una paciente que era abuela y quería hablar con su nieta. La única forma de hablar con ella era a través de una videollamada.

"Saqué el teléfono y la llamé por vídeo. Se despidieron. Poco después de que falleciera. Ahora tengo una larga lista de videollamadas. La llamo la lista de despedida. Espero que nos den mini iPads, tres o cuatro serían suficientes, para no dejarlos morir solos".

"Las campanas no suenan"

En Bérgamo, la provincia más afectada de Italia, con 1.815 casos y 142 víctimas, el Corriere della Sera informó que la iglesia de Ognissanti se ha transformado en una enorme cámara mortuoria, con al menos 40 ataúdes con cadáveres esperando ser cremados.

Hasta el jueves pasado, el crematorio, el único de la provincia, seguía funcionando en horario normal, pero el ayuntamiento ha ordenado que funcione las 24 horas del día.

Pero ni siquiera es posible seguir el ritmo de la terrible mortalidad del virus: 146 personas en cinco días.

Incluso trabajando día y noche, entre la muerte y la cremación es necesario esperar cinco días, algunos de los cuerpos han sido trasladados a la cercana Varese.

Mientras tanto, en Zogno la iglesia local ha dejado de sonar cada vez que se anuncia una baja por coronavirus y ahora suena sólo una vez al día, mientras que en la radio parroquial se lee la lista de los fallecidos del día.

Los cuerpos son llevados a la pequeña iglesia de la Cofradía o a la de la Foppa, y los entierros se hacen sin funeral.