Última hora
This content is not available in your region

Los rumanos seguían comulgando con cuchara compartida en medio de la pandemia del coronavirus

Los rumanos seguían comulgando con cuchara compartida en medio de la pandemia del coronavirus
Derechos de autor  AP Photo/Vadim Ghirda
Tamaño de texto Aa Aa

Una plataforma de noticias locales de Rumanía publicó unas imágenes el pasado domingo que hasta hace poco no hubieran sido tan impactantes como lo son hoy, bajo la lupa del confinamiento y la pandemia del coronavirus:

Sacerdotes ortodoxos en la ciudad de Cluj-Napoca, en la región de Transilvania, repartiendo la comunión a una larga fila de creyentes, valiéndose siempre de la misma cuchara.

Un día antes el país había impuesto nuevas medidas estrictas para tratar de detener la propagación del coronavirus. Mientras millones de personas en todo el país se quedaban confinadas en sus casas para evitar la propagación del virus, las acciones de los sacerdotes parecían arriesgarse a causar el efecto contrario.

"Muchos sacerdotes no han entendido de qué se trata, y dado que no tenían una orden del Patriarca (líder de la Iglesia Ortodoxa Rumana), procedieron como de costumbre", dijo Bogdan Tanase, jefe de la Alianza de Médicos de Rumanía. "Tendrá un impacto. Si tienes 100 personas, la probabilidad de que una esté infectada es alta", añadió.

La Iglesia Ortodoxa Rumana anunció "medidas excepcionales" el pasado 28 de febrero, entre las que se incluían que los fieles pudieran pedir a los sacerdotes usar su propia cuchara para recibir la comunión, pero no lo hicieron obligatorio.

Las acciones de los sacerdotes rumanos ponen de relieve la respuesta a menudo desigual de los distintos países a la pandemia actual, aunque esto está cambiando a medida que se globaliza el confinamiento obligatorio.

Un día después de que las imágenes se hicieran públicas, las autoridades eclesiásticas rumanas anunciaron una lista de nuevas directrices, entre ellas que las ceremonias se llevarían a cabo sin la participación física del público, que podrá seguirlas por televisión o Internet.

Confinamiento completo

El martes, el presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, anunció el confinamiento total en todo el país, que entrará en vigor este miércoles, con el Ejército dedicado a hacer cumplir las medidas. La gente sólo podrá salir de sus casas para ir a trabajar o a comprar comida, y los mayores de 65 años tendrán que "quedarse en casa todo el tiempo", dijo.

Este anuncio se produjo después de que Rumanía informara de su octava muerte por coronavirus. El país tenía 762 casos confirmados el martes por la tarde, con más de 5.500 personas en cuarentena y otras 83.970 en aislamiento en casa y bajo supervisión médica.

Las autoridades rumanas también han anunciado que 103 trabajadores de la salud han contraído el virus hasta ahora. El martes, uno de los hospitales más grandes del noreste del país fue cerrado para ser desinfectado después de que al menos 52 de sus doctores y enfermeras dieran positivo al test del coronavirus.

Para médicos como Tanase, las esperanzas de que las nuevas medidas tomadas por el gobierno ayuden a reducir la propagación del virus se ven atenuadas por los temores de que el sistema de salud está mal equipado para gestionar un brote importante.

"Espero que las nuevas medidas mantengan las cifras bajas, pero en mi opinión las medidas se han tomado demasiado tarde", dijo Tanase, y añadió que el sistema de salud de Rumanía "no podrá hacer frente a tal carga de pacientes".