EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Un zapatero rumano fabrica zapatos de talla 70 para contribuir al distanciamiento social

Dan Bodea
Dan Bodea Derechos de autor Transilvania Reporter
Derechos de autor Transilvania Reporter
Por Lillo Montalto Monella
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Si el deseo de abrazar de nuevo es demasiado y te resulta difícil mantener el distanciamiento social, puedes optar por una separación forzosa. Forzada por los zapatos, por ejemplo.

PUBLICIDAD

Si el deseo de abrazar de nuevo es demasiado y te resulta difícil mantener el distanciamiento social, puedes optar por una separación forzosa. Forzada por los zapatos, por ejemplo.

Un zapatero rumano sugiere usar zapatos de la talla 70 para asegurarse de que te quedes al menos a un metro y medio de tu vecino.

Los zapatos largos fueron originalmente creados para actores de teatro, pero el artesano Grigore Lup, de la ciudad transilvana de Cluj-Napoca, decidió venderlos con este nuevo uso vinculado a la pandemia del COVID-19.

"Se pueden utilizar para mantener el distanciamiento social, o castigar a los que no lo respetan", bromeó Lup entrevistado por la agencia Reuters.

En la tienda, dijeron a Euronews que, por extraña que parezca la idea, ya se han hecho 5 pedidos desde Rumanía, Reino Unido y Canadá. "No esperábamos que la gente los pidiera de verdad".

En caso de una segunda ola, para el otoño, los medios locales dicen que también está lista una bota de tamaño 75.

En Rumanía, se han notificado casi 20.000 casos de COVID-19, con un total de más de 1.200 muertes.

Transilvania Reporter
Foto: cortesía Dan BodeaTransilvania Reporter
Transilvania reporter
Foto: cortesía Dan BodeaTransilvania reporter
Transilvania reporter
Foto: cortesía Dan BodeaTransilvania reporter
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Crisis de los artesanos florentinos

Día Mundial de la Bicicleta: ¿Ganarán espacio las bicicletas en las ciudades post-coronavirus?

Los rumanos seguían comulgando con cuchara compartida en medio de la pandemia del coronavirus