Última hora
This content is not available in your region

El móvil salva la brecha escolar en tiempos de cuarentena por el coronavirus

Virus Outbreak Alabama
Virus Outbreak Alabama   -   Derechos de autor  Dan Busey/Decatur Daily/ Dan Busey/Decatur Daily
Tamaño de texto Aa Aa

¿Cuánto van a tardar los niños en países como España, Italia o Francia en volver al colegio?

Esta es una pregunta que se plantean muchos padres europeos durante los largos días de cuarentena, en los que no solo se han tenido que acostumbrar a trabajar desde casa, sino que además tienen que asegurarse de que sus hijos no pierdan por completo la rutina escolar en una situación sin precedentes.

Para ello, ayudan las estructuras online que escuelas e institutos han tenido que habilitar en un tiempo récord para que los alumnos sigan en contacto con sus profesores, que les envían tareas por emails, aplicaciones o chats. Esto significa que para muchos las clases comienzan estos días abriendo su correo electrónico a primera hora de la mañana.

Pero, ¿qué pasa con las familias que no tienen acceso a Internet o a un ordenador en casa?

La cuarentena puede agravar la brecha escolar

Según las últimas cifras de Eurostat, un 90% de los hogares europeos tiene acceso a Internet, pero un informe de Unicef de 2018 presentaba una realidad más negativa en España: en Madrid, la que consideraba la comunidad española con más desigualdad, tres de cada diez niños están en riesgo de pobreza. Esto lógicamente influye en su capacidad de seguir el ritmo escolar online.

Belén Tascón, de la Federación de Padres y Madres de alumnos de Cataluña, corrobora la existencia de pobreza infantil también en su región y la preocupación por la brecha escolar durante la pandemia de coronavirus. "Hay muchas familias en Cataluña que no disponen de conectividad, ni de ordenadores o tabletas en casa".

"Además hay muchas familias que viven en infraviviendas, en pisos de 40 metros cuadrados que comparten con otras y disponen de un teléfono móvil como mucho", añade.

Precisamente el teléfono móvil ha cobrado un papel clave en la educación de los menores en tiempos de cuarentena, explica a Euronews Carlota Martínez, profesora de secundaria del Colegio Saldaña de Burgos.

"Realmente todos tienen móvil, Internet es posible que alguno no tenga si están en el pueblo, pero con el móvil todos tienen datos", explica sobre sus alumnos. "Ahora mismo es una herramienta valiosísima".

Los profesores ya no confiscan móviles, alientan su uso

El profesorado de este centro está usando la aplicación Microsoft teams para mandar las tareas de las clases o para que los alumnos puedan preguntar a los profesores por videoconferencia.

"Es como una especie de red social en la que se bajan la aplicación al móvil, o desde el ordenador, y desde ahí pueden ver la tarea", precisa Carlota. "Cuando les enviamos un ejercicio, ellos lo hacen en papel normal, lo fotografían con el móvil y lo suben".

Aquellos que todavía no tienen teléfono, hacen uso del de sus padres para subir las tareas, añade.

Carlota incluso se vale de Instagram para proponer ejercicios a su clase. En su cuenta @berninianosebau también cuelga sus lecciones de Historia o recomienda lecturas y películas a sus alumnos. Reconoce que a ella le ayuda mucho el móvil en su papel docente y, en particular Instagram, una red social a la que sus alumnos ya estaban "enganchados" antes de la pandemia.

"He creado un perfil y, por ejemplo con el chat, me permite crear grupos privados donde les anuncio que les he subido nuevas tareas o clases", señala. "Les paso un documental, que igual lo ven mejor en el móvil que en la tablet o en el ordenador, porque tendrán más hermanos y padres trabajando".

Pero, a pesar de estar consiguiendo más permiso parental para pasar delante de la pantalla del móvil, los alumnos de Carlota están deseando volver físicamente a la normalidad de las clases.

"Prefieren mil veces la clase normal, pero creo que se han dado cuenta de todo el trabajo que hay detrás y están respondiendo con mucha madurez", asegura.

Respecto a la pregunta de cuándo podrán volver a ocupar su pupitre, la respuesta es incierta en Europa, mientras un tercio de la humanidad ya está confinada.

La ministra de Educación española Isabel Celaá dice que confía que entre mayo y junio se puedan reincorporar y que no se pierda completamente este surrealista curso escolar.

Mientras tanto, este ministerio ha anunciado el envío de 20.000 líneas móviles de Movistar, a partir de tarjetas SIM de 40 gigas mensuales por línea, a estudiantes de Bachillerato y Formación Profesional de Grado Medio y Grado Superior con dificultades para continuar su formación de manera telemática.