Última hora
This content is not available in your region

Coronavirus: ¿Cómo será la vuelta a las universidades europeas?

Access to the comments Comentarios
Por Marta Rodriguez Martinez
Coronavirus: ¿Cómo será la vuelta a las universidades europeas?
Derechos de autor  Remy de la Mauviniere/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Este viernes han finalizado las pruebas de acceso a la Universidad en España. Más de 200.000 estudiantes se presentan cada año a estos exámenes imprescindibles para comenzar la vida universitaria, pero que este curso se han visto alterados por el coronavirus.

Sentados a una distancia de 1,5 metros entre las mesas, con uso obligatorio de mascarilas y provistos de gel desinfectante de manos, se trata de una generación para la que el año de transición a la universidad quedará asociado inevitablemente con la pandemia.

Y si la prueba de acceso ha sido anómala, el comienzo del curso también se vislumbra incierto.

Mientras que universidades estadounidenses como Harvard han anunciado que todas sus clases serán online a partir del próximo curso, la administración de Donald Trump ha advertido que los alumnos extranjeros que no acudan a clases presenciales tendrán que dejar el país.

Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts presentaron una demanda federal el miércoles, contra esta deicisión.

¿Cuál es la situación en Europa?

En España, el Ministerio de Universidades ha propuesto alternar la docencia online con las clases presenciales en los casos en los que se pueda asegurar una distancia de 1,5 metros entre los alumnos.

En este sentido, la Universidad de Valladolid, por ejemplo, ha decidido desdoblar las aulas o dividir los grupos cuando sea posible y optar por las clases online cuando no haya esta posibilidad, confirma un miembro de su profesorado a Euronews.

Las seis universidades públicas de Madrid están valorando la misma solución.

En Francia, las universidades también apuestan por un modelo mixto. Según las instrucciones del Ministerio de Educación Superior, la mitad de los cursos tendrán que impartirse de forma online.

"La educación a distancia por sí sola es inútil, no es la solución", defiendio Jean Chambaz, presidente de la Universidad de La Sorbona, en una entrevista con Le Parisien. "Debe ser un elemento complementario a la enseñanza presencial. Nunca se aprende mejor que en un grupo. Necesitamos contacto e intercambios con los estudiantes. La enseñanza debe ser híbrida".

En Italia, el Ministerio de la Universidad respalda la vuelta de los alumnos a las aulas. "A partir de septiembre empezaremos de nuevo con las clases presenciales pero también permitiremos la integración con la enseñanza a distancia porque tenemos el problema de abarrotar las aulas", dijo el ministro Gaetano Manfredi en el canal de televisión Sky tg24.

"Por otro lado tenemos el problema de los estudiantes extranjeros y de fuera que requerirán aprendizaje a distancia. No debemos dejar a nadie atrás", continuó.

La Universidad de Bolonia ha anunciado que combinará ambos modelos durante el primer semestre.

Manfredi ha descartado la idea de instalar paneles de metacrilato para separar a los alumnos, pero no la de aumentar el número de aulas o los horarios de los cursos.

AP Photo/Charles Krupa, File
En esta foto de archivo del 13 de agosto de 2019, los peatones atraviesan las puertas de Harvard Yard en la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts.AP Photo/Charles Krupa, File

En Reino Unido, mientras Cambridge ha ya anunciado que sus clases serán online todo el año, otras universidades como la de Manchester han dicho que optarán por esta medida durante el otoño.

Una cuestión polémica entre los estudiantes de las universidades británicas es el hecho de que las tarifas no se hayan rebajado a pesar de no contar con clases presenciales. Una suma que puede alcanzar un máximo de 9.250 libras al año (unos 10.000 euros), según la BBC.

En Alemania, la situación evoluciona a medida que se conocen nuevas noticias sobre la pandemia. El canal de televisión Deutsche Welle considera que podría ser una oportunidades para sus universidades, puesto que al ser gratuitas, podrían atraer a estudiantes que sin la pandemia hubieran optado por Estados Unidos o Reino Unido.