Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Detectives de la ESO: Cuida tu ortografía y gramática en las redes, te están vigilando

Detectives de la ESO: Cuida tu ortografía y gramática en las redes, te están vigilando
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

"Buenas tardes, Manuela. Somos un grupo de alumnos que corrige faltas de ortografía. Nos gustaría decirte que tus faltas son poner en plural 'lo' y 'acaba' y no poner tilde en 'cuánto'".

Con este mensaje, alumnos de 3º de ESO, de entre 14 y 15 años, del instituto IES Cuatro Villas de Berlanga (un municipio español, perteneciente a la provincia de Badajoz, de unos 2.000 habitantes) corregían los gazapos de un tuit de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, probablemente fruto del frenesí de la campaña electoral en la que entonces se encontraba inmersa.

No ha sido ni la primera ni la última víctima de estos vigilantes del buen uso del español en Twitter, que no han dudado en sacar los colores a políticos, cantantes, deportistas, youtubers...

Cuando el escritor Arturo Pérez Reverte felicitó su labor, también recibió corrección.

“Buenos chicos. Apatrullando la lengua”, les escribió en Twitter el autor de 'Altriste'. "Buenas tardes, Arturo. Antes de nada, nos gustaría darle las gracias por su apoyo. Es muy importante para nosotros. En este caso, su falta ha sido poner apatrullando, ya que el verbo apatrullar no existe. Lo correcto sería patrullando", le respondieron.

Se trata de un novedoso proyecto educativo promovido por su profesor de geografía Alejandro Galán, con el objetivo de incentivarles a mejorar en gramática y ortografía con una de las actividades a las que dedican mayor parte de su tiempo libre: revisar las redes sociales.

"Se trata de darles un uso didáctico y es una forma más divertida de trabajar los muchos problemas que hay con la ortografía en los institutos", explica a Euronews.

Galán dice que tomó la idea de un centro educativo de Brasil en el que los alumnos corregían faltas de ortografía para aprender inglés.

En noviembre, creó dos cuentas con el nombre 'Detectives de la ESO', una para Twitter y otra para Instagram, y compartió las contraseñas con todos los alumnos que decidieron voluntariamente participar, puesto que se trata de una actividad extraescolar. "Al principio les sorprendió bastante, solo por el hecho de hablar de Twitter e Instagram en clase, y les pareció atractivo escribir a famosos y recibir respuestas de sus ídolos", señala el profesor.

"Nos pareció interesante, algunos de los famosos eran nuestros ídolos", corrobora Ana Chaves, una de las "detectives" de las redes, quien dice que empezaron seleccionando cuentas con más de 20 mil seguidores o que estuvieran verificadas por Twitter. Después, revisaron sus publicaciones para ver si había faltas de ortografía. "Yo creía que habría menos, me ha abierto los ojos este proyecto", asegura.

Su compañero Alejandro Valencia dice que les pareció muy buena idea, porque "mezcla algo que a alguna gente no se le da muy bien, con las nuevas tecnologías con las que pasamos mucho tiempo".

Este estudiante de 14 años dice que al principio se desilusionaron porque no había reacciones a sus correcciones, pero que cuando les empezaron a contestar el proyectó despegó.

Antes, dice que solo miraba el contenido de las publicaciones de las personas que sigue en Twitter, mientras que ahora analiza que tengan una buena estructura, sentido ortográfico y, si no es así, "me cambio de cuenta y lo corrijo", indica.

Galán dice que dedica 5 o 10 minutos de su clase para comentar errores que se están repitiendo, recomendarles como expresarse y corregir algunos aspectos. Afirma que aquellos que le dedican más tiempo han mejorado notablemente su redacción. "Lo noto mucho al ver los mensajes que publican, al inicio tenía que revisarlos continuamente y ahora no", explica.

Tanto Ana como Alejandro creen que esta actividad les está ayudando a mejorar su escritura, puesto que tienen que ser meticulosos cada vez que envían una corrección. "Solemos repasarlo varias veces", dice Ana. "Si somos nosotros los primeros que escribimos mal, cómo le vamos a pedir a los demás que escriban bien", coincide su compañero de clase.

Bajo su guardia, ningún infractor de la gramática y ortografía española puede tuitear tranquilo.