Última hora
This content is not available in your region

Las aerolíneas buscan aparcamiento para sus aviones al caer la demanda por el coronavirus

Aviones estacionados en el aeropuerto de París-Orly
Aviones estacionados en el aeropuerto de París-Orly   -   Derechos de autor  François Mori/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Los aeropuertos europeos están atestados por las consecuencias del coronavirus. No son los escasos pasajeros los que inundan unas terminales prácticamente desiertas, no. Son los aviones los que no encuentran sitio suficiente, ni en las plataformas ni en las pistas, para aparcar y esperar a que un día puedan volver a volar.

Como todos los modos de transporte, la aviación comercial europea sufre enormemente las medidas adoptadas para evitar la propagación de la pandemia. Para comprender mejor el alcance del fenómeno, Eurocontrol, la Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea, registró el domingo 31 de marzo del año pasado, un total de 27.822 vuelos en los sectores bajo su jurisdicción. Este último domingo se contabilizaron sólo 3.352 vuelos, es decir, 24.470 vuelos menos que se traducen en una reducción del tráfico aéreo del 88%.

Desde el inicio de la crisis, todos los aeropuertos europeos tienen decenas de aviones aparcados en sus plataformas. Ni tan siquiera en 2010, el caos generado por la erupción del volcán islandés Eyjafjallajökull , provocó tanta incertidumbre en la aviación comercial.

Una situación inédita

Muchas compañías aéreas se las ven y se las desean para encontrar un hueco para estacionar sus aeronaves.

Una oportunidad para instalaciones como el aeropuerto español de Teruel (TEV), la mayor plataforma europea dedicada al mantenimiento, reparación y reciclado de aeronaves (MRO). Su director, Alejandro Ibrahim Perera, ha explicado a Euronews que actualmente tienen "80 aviones aparcados" y disponen de "capacidad para otros 35 aparatos". Este aeropuerto está especializado en las operaciones de "preservación", para que los aviones inactivos puedan volver a volar con normalidad tras un estacionamiento de larga estancia.

Por su parte, un portavoz de Air France ha comentado que más de un centenar de sus aparatos están aparcados en los aeropuertos parisinos de Roissy-Charles de Gaulle (CDG), Orly (ORY) y Châlons Vatry (XCR), y en Toulouse Blagnac (TLS).

Mientras, la compañía alemana Lufthansa ha precisado que 270 aviones que explota en nombre propio, y los que pertenecen al mismo grupo operados por Swiss y Eurowings, todavía están volando en operaciones de repatriación de los turistas que siguen bloqueados en varios aeropuertos extranjeros. Otros están inmovilizados en los principales aeropuertos alemanes como son Múnich (MUC), Fráncfort (FRA) y Berlín-Schönefeld (SXF), y varios aparatos de Lufthansa se encuentran hibernando en pistas de los aeropuertos franceses y portugueses. Todos los aviones de sus filiales Austrian Airlines y Brussels Airlines están estacionados en sus bases operativas.

EasyJet que ha anunciado recientemente la suspensión de todos sus vuelos hasta nueva orden, está distribuyendo sus 330 aeronaves entre las 29 bases que tiene esta compañía en toda Europa. British Airways ha dejado aparcada gran parte de su flota en el aeropuerto británico de Bornemouth (BOH).

Son ejemplos de lo que ocurre actualmente en Europa. Las imágenes de aviones aparcados han invadido las redes sociales para mostrar cómo las zonas de estacionamiento de los aeropuertos y las pistas de rodaje están cada vez más llenas.

También en Asia, Korean Air, ha confirmado que más del 90% de su flota, aproximadamente unos 145 aviones, ha quedado estacionada en los aeropuertos surcoreanos.

En Estados Unidos, las pistas empiezan a llenarse con los aviones que han dejado de volar. Tanto los aeropuertos internacionales como las pequeñas instalaciones que no son utilizadas normalmente para la aviación comercial, están recibiendo centenares de aparatos.

El Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI), que agrupa a las sociedades aeroportuarias de todo el mundo, ha publicado un documento en el que señala que “todos los aviones que están en tierra se encuentran bien estacionados, aunque las plazas de aparcamiento son limitadas”. Unas instalaciones, reconocen, que están sufriendo el impacto económico de la pandemia porque “alrededor del 80% de los costes de un aeropuerto con costes fijos, y muchos han tenido que reducir drásticamente estos costes y permanecer abiertos. Otros se han visto obligados a cerrar completamente”. Este es el caso del aeropuerto francés de Orly que cerró completamente este martes por un periodo indeterminado.

Copyright 2020 The Associated Press. Derechos reservados
Aeropuerto Internacional de Pittsburgh, Estados UnidosCopyright 2020 The Associated Press. Derechos reservadosGene J. Puskar

¿Cuáles son los costes para las compañías?

Mantener estacionados los aviones no es gratis. Existen unas tasas oficiales que se calculan en función de los días de aparcamiento y del peso de la aeronave.

Los escenarios analizados sitúan en el mes de octubre la fecha más probable para una vuelta a la normalidad, aunque el tráfico aéreo será inferior al mismo periodo del año anterior.

Para las compañías, un avión que no vuela se traduce en pérdidas económicas. Su situación financiera se va complicando día tras día. El coronavirus representa además un riesgo real para multitud de aerolíneas, especialmente para las que van pagando sus aviones a plazos. En Francia, se ha hablado incluso de una eventual nacionalización de Air France para permitir a la empresa resistir la crisis.

En Estados Unidos, las compañías aérea figuran entre las principales beneficiarias del plan de rescate económico puesto en marcha para paliar las consecuencias del coronavirus. El Congreso estadounidense ha dado luz verde a un paquete de ayudas específico para la industria aeronáutica por valor de unos 50.000 millones de dólares (45.000 millones de euros).

Copyright 2020 The Associated Press. Derechos reservados.
Plataforma logística de Victorville, Estados UnidosCopyright 2020 The Associated Press. Derechos reservados.Mark J. Terrill