Última hora
This content is not available in your region

Repatriaciones difíciles por el coronavirus

euronews_icons_loading
Repatriaciones difíciles por el coronavirus
Derechos de autor  Arek Rataj/Arek Rataj
Tamaño de texto Aa Aa

Francia ha empezado a repatriar a miles de sus ciudadanos varados en Australia debido a la pandemia. Muchos de ellos han perdido sus trabajos

Los ciudadanos franceses están entre otros, en el aeropuerto internacional de Sidney para ser repatriados.

El gobierno francés ha fletado tres Airbus A-380 para repatriar en su mayoría a ciudadanos franceses; uno desde Perth el martes pasado, otro este jueves desde Sidney y un tercero desde Melbourne previsto para este sábado.

A principios de semana, Francia tenía pendiente la repatriación de 12.000 ciudadanos varados en el extranjero por el cierre de fronteras. Están en 46 países diferentes. Ya han vuelto unos ciento veinte mil entre turistas o trabajadores emigrados.

Eric Chevallier, director del Centro de Crisis y Apoyo en el Quai d'Orsayexplica: "Por supuesto, a algunas personas les gustaría poder regresar más rápido, por supuesto, hay preguntas, incluso tensiones de vez en cuando que uno puede entender muy bien, pero lo que puedo decir es que aun así, el hecho de que haya procedido hasta ahora a la vuelta de más de 120,000 personas, muestra que existe un sistema muy activo. Obviamente, cuando alguien no ha conseguido regresar, quiere hacerlo de inmediato y es normal que, a veces, afloren un cierto número de emociones ,tensiones y preocupaciones "

Alemania también ha creado un equipo de crisis para repatriaciones. Hasta ahora han devuelto a casa a 183 alemanes en su mayoría de destinos vacacionales de fácil acceso. Sin embargo, muchos miles todavía están a la espera: dos mil en Perú, y cuatro mil en Sudáfrica entre otros países.

El comité de acción del ministerio de Asuntos Exteriores se encuentra con que algunos países impiden que aviones alemanes y su tripulación puedan aterrizar.

El ministro de Exteriores de Alemania, Heiko Maas, intenta tranquilizar a sus nacionales:"Pedimos a la gente que tenga paciencia. Estamos buscando soluciones por todos lados. Hemos encontrado soluciones en el pasado y eso seguirá siendo así".

A principios de semana ciudadanos de varios países de Asia Central quedaron confinados durante días en aeropuertos rusos.

Unos 200 ciudadanos kirguises están atrapados en Novosibirsk, y algunos de ellos llevan más de una semana. Sus vuelos fueron cancelados cuando Kirguistán y Rusia cerraron fronteras y cancelaron los vuelos internacionales para combatir la pandemia.

El grupo planeó una huelga de hambre después de que los medios de comunicación en Kirguistán informaron que el problema se estaba solucionando y estaban alojados en hoteles, lo que no era cierto.