Última hora
This content is not available in your region

La crisis del coronavirus destruye la economía de los países del sur y el este de Europa

euronews_icons_loading
La crisis del coronavirus destruye la economía de los países del sur y el este de Europa
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La epidemia de coronavirus es un desastre para las pequeñas y medianas empresas de toda Europa, en particular en el sur y el este, pero también en los países vecinos de la UE. Esta edición de Ureported Europeos lleva a Hungría y Bulgaria.

PYMES hundidas en Bosnia-Herzegovina

En Lopare, un pequeño pueblo situado en el norte, el coronavirus amenaza con destruir muchos empleos, así que más gente podría irse y Lopare se convertiría en un pueblo fantasma.

Alrededor de 1.300 vecinos trabajan en pequeñas y medianas empresas que producen para el mercado francés, austriaco, suizo, alemán y holandés.

Euronews tuvo acceso a la reunión de emergencia del municipio. El alcalde de Lopare fue uno de los primeros en llamar a las autoridades del Estado para intervenir inmediatamente. Su equipo quiere ayuda para el sector empresarial, como garantías del Estado para mantener los salarios durante la crisis. Si no hay apoyo del gobierno, el municipio podría pedir un préstamo bancario o reestructurar el presupuesto.

"El Estado tiene que intervenir y crear un fondo para ayudar a los empleadores, para que sepan claramente que pueden mantener a sus trabajadores... y que no tienen que pagar contribuciones sociales durante el estado de emergencia", dice el alcalde Rado Savić.

Zvjezdan Maksimovic y su esposa están preocupados: ¿podrán devolver el préstamo bancario que firmaron el año pasado para comprar este apartamento en Lopare? Él trabaja en una planta local que produce sistemas de calefacción. Pero debido a la crisis del coronavirus, fue despedido.

Maksimovic acepta mostrarnos la fábrica donde trabajó los últimos dos años. "Ahora podemos registrarnos en la oficina de desempleo. No sé, si vamos a recibir algo hasta que haya algún aviso oficial. Mi esposa sigue trabajando. Ella tendrá algún salario. Así que espero que podamos cubrir al menos nuestros gastos básicos".

Las autoridades regionales prometieron un plan de emergencia que podría proporcionar hasta 200 euros al mes para los trabajadores despedidos. Y la Unión Europea prometió 73 millones de euros para apoyar la economía bosnia.

Normalmente aquí hay 100 trabajadores que construyen sistemas de calefacción. Pero ahora el lugar está casi vacío.

"Esta mañana, cuando me desperté, pensé: ¿esto es de verdad? ¿O sólo un sueño? Me llevó uno, dos minutos darme cuenta... la situación es realmente muy mala", relata el director general de Termal, Mahir Hamzić.

Hamzić explica que el problema es que "la mayoría de los componentes que necesitamos están hechos en Italia. Ese es el mayor problema hoy en día y es la razón por la que no podemos seguir produciendo." Pero no teme que su compañía pueda hundirse por completo."Somos gente que salió de una guerra, hace 20 años... sabemos cómo luchar", subraya. "Se trata de dinero, eso es todo: Necesitamos apoyo del Estado, de la Unión Europea, de nuestro gobierno."

Despidos en las fábricas de coches en Hungría

Tiempos tormentosos para Audi, Mercedes, Opel o Suzuki en Hungría. Todos ellos congelaron su producción. La fabricación de coches representa un tercio de la producción industrial del país.

Su papel en el PIB húngaro es de alrededor del 4%.

La planta de Mercedes en Kecskemét está en stand by, pero sus 4.000 trabajadores siguen recibiendo su sueldo. Debido al brote de Coronavirus, la compañía Daimler suspendió la producción en casi todas las plantas de Europa... Durante este período, se aplica el programa de horario de trabajo flexible de la empresa, basado en un tratado de trabajo colectivo, y se ordena a muchos trabajadores que tomen sus vacaciones pagadas ahora.

Pero los fabricantes de coches dependen en gran medida de trabajadores temporales contratados que no están en nómina. Suzuki convocó a los trabajadores temporales un viernes por la tarde, diciéndoles que ya no eran necesarios el lunes.

Nos reunimos con el gerente de recursos humanos de la agencia de empleo temporal Livita-Dorta Kft. Algunos de los temporales han trabajado para Suzuki durante años.

Ahora, 600 de ellos han sido despedidos. ¿Recibirán algo de dinero del fondo de ayuda?

Nagy Mihályné, gerente de RRHH de la agencia temporal Livita-Dorta Kft, dice que "es parte de las negociaciones que tenemos con Suzuki. Por supuesto, pagaremos a todos las cantidades de acuerdo con las leyes húngaras."

Unos días después conectamos por videoconferencia con la portavoz de Suzuki en Hungría, que como todo el mundo, está confinado en su casa. Despidió a unos 600 trabajadores temporales, de un día para otro. ¿Tienen derecho esos trabajadores temporales a seguir recibiendo su salario o algún dinero?

Zsuzsanna Bonnar dice que "los trabajadores permanentes que son empleados directamente por nuestra compañía, reciben su salario. Los temporales, los trabajadores contratados, no tienen contrato con nuestra empresa... Suzuki Hungría no paga por ellos."

Suzuki es el principal cliente de muchas empresas más pequeñas, como Szatyina, que fabrica cinturones y tornillos. Alrededor de 170.000 personas trabajan en empresas contratistas relacionadas con los fabricantes de automóviles en Hungría.

La directora de Szatyina KFT, Attila Szatyna, quiere un salvavidas financiero del Gobierno. "Creo que las pequeñas y medianas empresas húngaras sólo pueden sobrevivir un mes como máximo así. No creo que una empresa media pueda financiarse por un período más largo que un mes".

Campañas publicitarias canceladas en Bulgaria

¿Cómo repercute el Covid-19 en las pequeñas y medianas empresas de Bulgaria, uno de los Estados miembros más pobres de la Unión Europea? En Sofía nos encontramos con Boyan Banov, uno de los diez empleados de una empresa de publicidad.

Normalmente el equipo está ocupado con la colocación de carteles que invitan a sus compañeros búlgaros a comprar coches o a pedir un préstamo bancario. Ya no. "Bueno, por supuesto que estoy preocupado... es imposible no estarlo. Espero que mejore pronto", dice el empleado Boyan Banov. "Desde hace unas semanas, estamos en caída libre..."

Los anunciantes internacionales han echado el freno de emergencia. Casi todas las campañas se cancelan hasta septiembre, según nos cuenta Maya Solakova. En su oficina en casa, la gerente intenta renegociar los alquileres de las vallas con el municipio, para recortar coste.

Mientras que su empresa sigue tratando de mantener a todos los empleados, otras pequeñas empresas tuvieron que despedir a los trabajadores. Maya Solakova, directora de Red de Exteriores, explica sobre las ayudas del Gobierno que "se aprobó una ley a tal efecto y el gobierno prometió pagar hasta el 60 por ciento de los salarios de los trabajadores, y los empleadores, a la vez, siguen pagando el 40 por ciento de los salarios de los trabajadores. Sin embargo, aún se desconoce qué empresas pueden solicitar esa ayuda y qué sectores económicos se verán apoyados".

Muchos trabajadores en Bosnia, Hungría y Bulgaria están como Maya, viendo más a sus hijos en estos días. Pero saben, tanto los empleadores como los empleados, que el flujo de dinero tiene que llegar, y se necesitan un salvavidas para seguir viviendo más adelante.