Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: el mundo se paraliza ante su avance

euronews_icons_loading
COVID-19: el mundo se paraliza ante su avance
Derechos de autor  Mary Altaffer/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Hasta el momento Reino Unido ha confirmado más de 4.300 fallecidos por coronavirus, 708 en las últimas 24 horas. Con estas cifras, el país registra el mayor número de muertes en un día.

"Debes quedarte en casa para proteger al servicio nacional de salud y para salvar vidas. Aunque tiente hacerlo, por favor no salgas", ha pedido a la población Michael Gove, ministro del Gabinete en Reino Unido.

Los últimos datos elevan el total de contagios a más de 41.900.

Para protegerse de la pandemia, la reina Isabel II ha encontrado refugio en el castillo de Windsor y atiende de forma telemática sus obligaciones.

Este domingo Buckingham ha anunciado que la reina Isabel II dará un histórico discurso a la nación por televisión y radio cargado de palabras de ánimo. Es la cuarta vez en todo su reinado que se dirige en estos términos al conjunto de la población británica.

La pandemia golpea Nueva York

Nueva York rompe el record consecutivo con más de 10,000 nuevos casos y 630 muertes por coronavirus en un día. Las escalofriantes cifras rozan los casi 114.000 contagios y más de 3.500 víctimas mortales.

El Gobernador ha firmado una orden para permitir que los estudiantes de medicina graduados en primavera puedan ayudar en la lucha contra la pandemia.

Además ha afirmado que la ciudad se está acercando al pico de la curva de contagios y ha tachado la situación de desastre nacional.

París desierto

Las calles de la capital francesa están irreconocibles. Desiertas sin el ajetreo usual de sus más de más de 2 millones de habitantes. Los parisinos acatan las medidas de confinamiento dictadas por el Gobierno.

El país supera los 82.000 contagios y cuenta con más de 7.500 muertes.

Coincidiendo con el comienzo de las vacaciones escolares, las autoridades locales han prohibido el alquiler alojamientos turísticos por miedo a desplazamientos hacia las zonas de costa.